Hialeah usa cámaras contra ola de robos

02/20/2013 12:03 AM

10/12/2013 8:23 AM

El Departamento de Policía de Hialeah ha puesto en marcha un sistema de vigilancia con cámaras fijas en ocho intersecciones clave de la ciudad y ha modernizado una patrulla encubierta con cuatro cámaras de alta definición que fotografían diariamente las chapas de miles de vehículos, en un polémico intento por hacer frente a una ola de robos que ha golpeado a la ciudad.

En milésimas de segundos, estas cámaras automatizadas envían alertas inmediatas a la policía si se trata de autos robados –usualmente utilizados para cometer crímenes–, o si el dueño del vehículo tiene alguna orden de captura o si su licencia de conducir está suspendida.

“Estas no son cámaras para multar a los conductores”, asegura el teniente Joe De Jesús, un neoyorquino con 36 años de experiencia policial en Hialeah y que se ha especializado en el procesamiento de información del moderno sistema. “Estas cámaras se han convertido en una poderosa herramienta de lucha contra el crimen”.

Y es que la ola de robos en zonas comerciales de esa ciudad, aparentemente protegidas o próximas a instalaciones policiales y municipales, ha sido una constante durante el último año, lo que ha despertado la preocupación de activistas comunitarios.

Una tienda de víveres Farm Stores, popularmente conocida como La Vaquita, ubicada a sólo cinco cuadras de una subestación policial del este de Hialeah, fue asaltada dos veces hace poco más de una semana por un hombre que amenazó con un destornillador a las empleadas.

El jueves de la semana pasada, una tienda Radio Shack, especializada en la venta de artículos electrónicos, fue robada por segunda vez en menos de un año: un hombre enmascarado arremetió con su camioneta, destrozó la puerta del negocio en el oeste de Hialeah y en pocos segundos cargó con la mercancía que pudo.

“Esta serie de robos está afectando los negocios de nuestra ciudad”, dijo Modesto Pérez, presidente de la Asociación de Comerciantes y Vecinos de Miami-Dade, con sede en Hialeah. “La policía hace lo que puede, pero tiene que hacer más”.

Con una inversión de unos $200,000 en fondos federales, la policía ha establecido un primer cerco de vigilancia en tiempo real. Sólo en dos semanas de operaciones, el sistema ha fotografiado las chapas de más de 156,000 vehículos, de los cuales 14,790 pertenecían a conductores con licencias suspendidas.

De Jesús destacó que estas fotografías permiten alimentar un banco de información estratégica para que las diferentes unidades de la policía puedan desarrollar investigaciones: desde la búsqueda de un vehículo conducido por un anciano con Alzheimer hasta un vehículo involucrado en un crimen.

En el caso de La Vaquita asaltada dos veces, el vehículo utilizado por el ladrón fue descubierto gracias al nuevo sistema de cámaras. La tienda ubicada en el 510 de Hialeah Drive fue robada el viernes 8, a las 11:50 p.m. Esa noche el ladrón se llevó $160. Al día siguiente, el sábado 9, a las 7:15 a.m., cuando la tienda acababa de abrir, el mismo sujeto regresó a robar. Se llevó los $50 que había en la caja.

En septiembre, el mismo hombre ya había robado $200 de esa tienda y de una heladería del frente, Dairy Queen, de donde se llevó otros $200 tras amenazar con un arma a una empleada.

Durante el robo del sábado 9, un testigo logró reconocer tres de las seis letras y números de la chapa del Scion marrón que conducía el ladrón: un hispano, calvo y corpulento. De Jesús ingresó esa información parcial al sistema y “¡voila!” . El Scion pertenecía a la madre de Raúl Irán Barrios, de 40 años, un hombre con antecedentes por robo a mano armada. Su imagen, además, había quedado registrada por las cámaras de vigilancia de La Vaquita.

Barrios, que vivía en Hialeah Gardens, fue arrestado el lunes de la semana pasada, indicó Carl Zogby, vocero del Departamento de Policía de Hialeah.

“Sólo teníamos información parcial de este individuo”, dijo Zogby. “Pero gracias al nuevo sistema de cámaras pudimos identificarlo plenamente para proceder a su captura”.

Sin embargo, el sistema de vigilancia no es bien visto por todos. La vocera de la Unión Americana de Libertades Civiles en Florida (ACLU), Carolina González, dijo que si Hialeah va a mantener una base de datos llena de información con las entradas y salidas de los vehículos “deberían mostrar regulaciones claras de quién va a tener acceso a ésta, cuál será su uso y por cuánto tiempo será almacenada”.

“Esto no lo han dejado claro”, indicó González. “Es insultante que la ciudad ponga cámaras que no tienen ningún beneficio ni reducen crímenes y le haga creer a la gente de Hialeah que sí funcionan. Están simplemente dando la impresión de que están haciendo algo al respecto.”

El más reciente reporte de la policía de Hialeah indica que el crimen ha retrocedido en la ciudad. En el caso de los hurtos se documentó una disminución de 5,473 en el 2011 a 5,409 en el 2012. Los robos en viviendas y comercios también descendieron: de 1,069 en el 2011 a 1,048 en el 2012. Además se registraron 737 robos de vehículos, la cifra más baja en los últimos seis años. Sin embargo, los robos a mano armada experimentaron un leve aumento de 253 en el 2011 en comparación a los 260 del 2012.

Pero lo que más le preocupa a comerciantes como Pérez es que los delincuentes estén asaltando una y otra vez un mismo negocio lo que, a su criterio, refleja una pérdida de respeto a la autoridad.

“Si dejamos que esto siga pasando, Hialeah va a empezar a tener problemas tan graves como lo sufren otras ciudades de Miami-Dade”, opinó Pérez. “Me refiero a las pandillas y sus enfrentamientos armados. Nosotros somos una comunidad trabajadora”.

Entre los asaltos más sonados del 2012 en Hialeah figuran el que perpetró en agosto una banda de cinco encapuchados, la cual robó la tienda de artículos electrónicos HH Gregg, en el oeste de esa ciudad. Con una cadena atada a un vehículo, los delincuentes destrozaron la puerta de la tienda y cargaron con numerosa mercadería.

En julio, fue asaltada a plena luz del día la joyería ABC. Los delincuentes balearon al administrador y robaron miles de dólares en joyas. El vehículo utilizado: un Bentley blanco rentado. En abril, la puerta de una tienda de electrodomésticos Best Buy fue destrozada con un vehículo. Esas tres tiendas se encuentran en el mismo centro comercial, contiguo a la autopista Palmetto y Okeechobee Road. En septiembre, el patrullaje de un policía encubierto permitió la captura de tres delincuentes que pretendían robar en ese centro comercial.

Con poco más de 300 policías, ahora el departamento trabaja en el equipamiento de 42 nuevas patrullas: 10 camionetas SUV y 32 interceptores, adquiridas a un costo de $1.3 millones con fondos incautados de actividades criminales. Los vehículos, se estima, estarán listos en marzo.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio