Ex policía se postula al Concejo de Hialeah

02/22/2013 12:13 AM

10/12/2013 8:23 AM

Un ex detective del Departamento de Policía de Hialeah que hace poco más de un año aseguró haber sido víctima de una represalia política, anunció el jueves que lanzará su candidatura al Concejo de esa ciudad.

Ricardo “Ricky” García, de 50 años, dijo que aspirará a uno de los tres escaños en disputa para las elecciones municipales de noviembre en Hialeah.

“Quiero ser una voz independiente en un Concejo que se ha convertido en un coro del alcalde”, manifestó García a El Nuevo Herald. “Es indignante cómo funcionan las cosas en nuestra ciudad, por eso es que aspiro a impulsar un cambio dentro del Concejo”.

García, quien aún no ha registrado oficialmente su postulación, rehusó precisar a qué concejal retará en las urnas: a Luis González, Katharine Cue o Paul “Pablito” Hernández. Aunque estos tres buscan la reelección, el único que hasta ahora se ha inscrito para la contienda al Concejo es González.

El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, también buscará la reelección. El obtuvo una amplia victoria durante los comisiones de noviembre del 2011, para culminar el periodo de gobierno de cuatro años de Julio Robaina, quien había renunciado para aspirar a la alcaldía del Condado.

Hernández rehusó comentar sobre la postulación de García, quien desde el año pasado es uno de los patrocinadores de “Hialeah al punto”, un periódico comunitario que critica duramente a las actuales autoridades municipales.

García, quien paralelamente a la función policial que realizaba en la unidad de fraude de seguro vehicular también administraba su taller de mecánica en el este de Hialeah, dijo que de ser electo su prioridad será legislar para atraer mayor inversión privada a esa ciudad.

“Tenemos que fomentar la llegada de pequeñas y medianas empresas, que son las que realmente generan empleos en Hialeah”, enfatizó García. “Basta ya de inversiones fantasmas como la de Banah Sugar, que es un escándalo en nuestra comunidad”.

García criticó que representantes de esa azucarera prometieron en el 2011 la creación de más de 300 empleos.

“Sin embargo, nada de eso ocurrió”, dijo García. “Incluso el alcalde bautizó una calle con el nombre de Banah Sugar cuando su propietario, Alex Pérez, era un convicto por narcotráfico”.

El Nuevo Herald no pudo contactar a un representante de la azucarera para comentar sobre el tema.

García manifestó que los escándalos políticos han afectado la imagen de la ciudad. Se refirió, por ejemplo, a que durante recientes procesos electorales la ciudad de Hialeah se convirtió en el epicentro del escándalo de los boleteros, como se les denomina a quienes recolectan boletas ausentes y las manipulan para cometer fraude electoral.

“Está mal que le roben el voto a la gente”, cuestionó García. “Para mí fue muy indignante ver cómo en las elecciones del 2011, gente de la campaña de Hernández llevaba en autobuses a ancianos en pañales, que no tenían idea de lo que estaban haciendo, para que votaran por él”.

Durante esa elección, García solicitó licencia y se dedicó con el ex jefe de la policía de Hialeah, Rolando Bolaños, a seguir a una anciana sindicada como la boletera personal de Hernández. La mujer protagonizó un escandaloso incidente en un complejo municipal de apartamentos donde, según han dicho varios vecinos a El Nuevo Herald, ella recolectaba las boletas. Sin embargo, la policía de Hialeah nunca reportó mayor evidencia de las acusaciones.

Tras la victoria electoral de Hernández, García fue transferido de la unidad de investigación de fraude de seguro vehicular a un patrullero. En mayo del 2012, García se retiró de la policía.

“Quiero promover un cambio en nuestra ciudad”, enfatizó García. “Creo que si el pueblo abre los ojos podremos acabar con todos estos problemas y dar una nueva imagen a Hialeah”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio