Exilio cubano dice que ascenso de Díaz-Canel no significa transición política

02/25/2013 11:12 AM

09/09/2014 9:57 AM

Varias organizaciones del exilio cubano en Miami (Florida) acogieron hoy con una “muy tímida” expectativa la promoción de Miguel Díaz-Canel a primer vicepresidente de la isla, aunque opinaron que no significa que la transición política haya comenzado.

“La transición política va a comenzar en Cuba cuando realmente haya una transición de poder, una sustitución del régimen castrista de los hermanos Castro, Raúl y Fidel”, afirmó a Efe el titular de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), José “Pepe” Hernández.

Se trata, ciertamente, prosiguió, de “una señal, pero esta señal ya la hemos visto anteriormente”, por ejemplo con la elección de Carlos Lage como vicepresidente del Consejo de Estado, “quien fue defenestrado en un momento determinado”.

No obstante, la promoción de Díaz-Canel “deja cierto espacio para una expectativa de cambio”, señaló.

El gobernante cubano, Raúl Castro, fue ratificado el domingo pasado en la Asamblea Nacional, en la que solo hay representantes del Partido Comunista, el único legal, para su segundo y último mandato de cinco años, que se inició con la elección de Díaz-Canel, de 52 años, como primer vicepresidente.

Una ratificación que, para Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, resulta “preocupante” tras 54 años en el poder de los hermanos Castro sin que se haya atisbado “señales de reformas significativas para darle al pueblo democracia”.

El régimen, en ese sentido, se ve forzado por “razones biológicas, no por voluntad política” a “empezar de alguna manera el proceso de transición política”, que no comenzará hasta que no se produzca una sustitución generacional, dijo en coincidencia con Hernández.

“Lo que se ve a todas luces es que el régimen está agotado y tiene que buscar desesperadamente una transición”, aseveró Sául Sánchez.

Calificó a Díaz-Canel de “ideólogo de línea dura, muy fiel a Raúl y Fidel”, pero con buena imagen por su desempeño en la dirección de empresas estatales y su preocupación por las condiciones de vida de la población.

En ese contexto, Hernández apuntó que los cubanos de la isla “han perdido toda la confianza en el régimen castrista”, lo que obliga al Gobierno a intentar “poner una cara fresca al Gobierno y la revolución”.

En cualquier caso, todo indica que la “cúpula gobernante ha comprendido que su tiempo ha pasado”, aunque “cinco años más de castrismo es un tiempo sumamente largo y no sabemos si el pueblo y la economía cubana lo va a poder resistir”.

En opinión de Orlando Gutiérrez, director del Directorio Democrático, carece de valor tanto el ascenso a la cúpula gubernamental de Díaz-Canel como el anuncio de Raúl Castro de retirarse en 2018.

“Mientras exista en Cuba el partido único, la supresión de las libertades y derechos fundamentales, la policía política y una familia controlando al país no habrá cambio real”, puso de relieve Gutiérrez.

En ese sentido dijo que Raúl Castro “promete una vez más un fin a su mandato que nunca llega”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio