Debaten si anuncio de sucesor de los Castro es un cambio histórico o sólo fachada

02/26/2013 3:29 AM

02/27/2013 12:47 AM

Cubanos y analistas del tema cubano dieron el lunes opiniones agudamente contrastantes sobre las anunciadas decisiones de Raúl Castro de retirarse en el 2018 y designar a un número dos más joven, con algunos elogiándolas como un cambio historico y otros desestimándolas como una fachada sin significado.

“De aquí a cinco años ya veremos, pero no me cae nada bien nadie que los Castro pongan a dedazo”, dijo Bertha Soler, líder de las Damas de Blanco al referirse a Miguel Díaz-Canel, de 52 años, el nuevo primer vicepresidente del gobernante Consejo de Estado.

Varios informes de prensa por otro lado se refirieron a los anuncios simultáneos del domingo de Castro como “el comienzo de la era post Castro” y una posible apertura a reformas económicas más significativas y quizás hasta relaciones aún mejores con Washington.

La diferencia de opiniones sobre los esfuerzos de Castro para arreglar una transicion del poder que recibió de su hermano enfermo Fidel en el 2008 se reflejó a lo largo de los cubanos de la isla y el extranjero, así como los analistas que se han enfocado por décadas en los asuntos cubanos.

Los anuncios de Castro fueron “los desarrollos políticos más significativos” desde que Fidel Castro dejó el poder en el 2006 y “mejorará el prestigio del régimen en el exterior, y probablemente también en la isla”, dijo Brian Latell, un analista retirado de la CIA y autor de dos libros sobre Cuba. “Con un plan de sucesión a largo plazo ahora en marcha, los inversionistas extranjeros potenciales estarán más interesados y se podría desarrollar una presión en EEUU contra el embargo”.

Phil Peters, un experto sobre Cuba en el Instituto Lexington en Washington, dijo que la transición proyectada de Raúl Castro a Díaz-Canel significa que el gobierno de EEUU podría dejar de esperar a que el régimen cubano colapse y en su lugar “hacerle frente de forma crítica”.

“Raúl ha hecho un excelente trabajo pero el criterio de los jóvenes siempre va a ser más avanzado. La gente joven mira al futuro y eso es lo que necesitamos para salir del hueco en que estamos”, dijo una mujer de La Habana citada en un despacho de AFP.

Y mientras Fidel designó hace mucho tiempo a su hermano como su sucesor y después no le prestó más atención al tema, Raúl ha establecido un sistema de consultas sobre el futuro liderazgo de Cuba, destacó Arturo López-Levy, un ex analista de inteligencia de Cuba actualmente en la Universidad de Denver.

Los medios noticiosos oficiales de La Habana informaron el lunes que Fidel y el Comité Central del Partido Comunista respaldaron las decisiones de Raúl sobre el liderazgo durante una reunión del domingo. Las decisiones fueron oficialmente aprobadas el domingo más tarde por el parlamento de Cuba.

El Departamento de Estado dijo el lunes que mantiene su esperanza de que algún dia los cubanos sean capaces de “determinar libremente su propio futuro, escoger sus líderes a través de un proceso abierto y democrático, y disfrutar de las libertades de expresión y asociación sin temor a represalias”.

Pero otros cubanos y analistas se mostraron profundamente escépticos de cualquier cambio durante los próximos cinco años del gobierno de Castro, de que se retirará según lo prometido y de la posibilidad de que Díaz-Canel tome realmente el poder en el 2018.

“Cualquier cosa puede suceder en cinco años porque esto no es una democracia, es un régimen totalitario”, dijo a los periodistas Elizardo Sánchez Santa Cruz, un activista de los derechos humanos de La Habana. La promoción de Díaz-Canel, agregó, “es irrelevante porque no puede cambiar las reglas del juego”.

Carmelo Mesa-Lago, considerado como el decano de los economistas cubanos en Estados Unidos; y Oscar Espinosa Chepe, un disidente y economista de La Habana, estuvieron de acuerdo en que Díaz-Canel parece no tener otra base de poder que el respaldo de Castro.

“Esto es simplemente una fórmula para decir que le estamos dando una oportunidad a los jóvenes”, dijo Espinosa Chepe. “El problema no es poner jóvenes. El problema es poner gente con una mentalidad abierta que puedan arreglar un sistema descompuesto”.

Guillermo Fariñas, un disidente que conoce a Díaz-Canel desde que ambos eran niños en la ciudad de Santa Clara, dijo que duda que el nuevo primer vicepresidente tenga alguna influencia real en el futuro de Cuba.

“El es la figura que ellos están poniendo para que haya una posible negociación con los Estados Unidos y la Unión Europea, con los exiliados y con la disidencia interna”, dijo Fariñas. “Pero él es el mascarón de proa la carnada para que mordamos el anzuelo y se reduzca la presión. Realmente hay que ver si Raúl le da algún poder”.

Un residente de La Habana destacó que a pesar de toda la conversación sobre las caras jóvenes y el final de la era Castro, Fidel Castro, de 86 años, pronunció el domingo un discurso a la Asamblea Nacional —su primero en varios años— en el que demandó más disciplina revolucionaria.

“En la calle lo que la gente habla hoy no es si Raúl o Díaz-Canel, sino que todo está cada día más caro”, dijo el residente, que pidió el anonimato por temores de represalias del gobierno por sus comentarios.

En Miami, los cubanoamericanos se mostraron aún más escépticos de los cambios proyectados de liderazgo en La Habana.

“No es un problema de si, sino de cuando, los hermanos Castro dejan finalmente el poder. Pero el cambio real en Cuba involucra mucho más que los hermanos Castro”, dijo la representante federal Ileana Ros-Lehtinen, republicana de Miami. “Cambiar las sillas de cubierta durante el hundimiento del Titanic no producirá cambios positivos”.

El activista Ramón Raúl Sánchez, dijo que el gobierno cubano está siendo obligado a una transición por “razones biológicas, no por voluntad política” y Orlando Gutiérrez, líder del Directorio Democrático Cubano, predijo pocos cambios en los próximos cinco años.

“Mientras exista en Cuba el partido único, la supresión de las libertades y derechos fundamentales, la policía política y una familia controlando al país, no habrá cambio real”, dijo Gutiérrez. Raúl “promete una vez más un fin a su mandato que nunca llega”.

La redactora de The Miami Herald Mimi Whitefield y los servicios cablegráficos de El Nuevo Herald contribuyeron a este reportaje.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio