Miami podría perder millones en ayuda federal a necesitados

02/28/2013 1:35 AM

08/19/2014 5:41 PM

Miami se arriesga a perder $5.8 millones en fondos federales para programas de viviendas asequibles, infraestructura y programas contra la pobreza, según un punzante memorando enviado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) de Estados Unidos al alcalde Tomás Regalado.

El motivo es que las autoridades municipales no han podido gastar unos $13.3 millones en Subvenciones Globales para el Desarrollo de la Comunidad que han recibido del gobierno federal en los últimos tres años.

Los federales tienen pautas estrictas para el uso del dinero dentro del marco de tiempo establecido, y ahora están amenazando con retirar algunas, si no todas, las asignaciones de la Ciudad para el 2013.

“De acuerdo a una revisión, HUD ha determinado que Miami no está llevando a cabo su programa de CDBG de acuerdo con el calendario”, escribió la subsecretaria adjunta de HUD, Yolanda Chávez. “HUD tiene desde hace mucho la política de reducir la subvención del año próximo a un concesionario que siga incumpliendo con el calendario”.

HUD ha ofrecido a Regalado la oportunidad de explicar por qué Miami no ha gastado su dinero. Si las razones son consideradas “más allá del control de la Ciudad”, Miami podría obtener la suspensión de su penalidad. Si no es así, esto significará menos dinero para cosas tales como reparaciones de calles, centros para ancianos y servicios para los discapacitados.

Roberto Tazoe, director adjunto de desarrollo de la comunidad, declaró que el dinero se ha acumulado debido, en parte, a que Miami tuvo sólo seis meses para utilizar alrededor de $8 millones en el 2010, después que, a efectos de la contabilidad, su año fiscal cambió para los fondos de CDBG. El dinero comenzó a quedarse sin gastar y se siguió acumulando en los años 2011 y 2012, cuando las nuevas asignaciones tampoco fueron usadas.

Además, la cantidad que HUD le permitía tener a Miami en el saldo de su fondo, se redujo.

Tazoe afirmó que los líderes de la Ciudad estaban trabajando en un plan para gastar los fondos restantes tan pronto como sea posible.

“El director confía en que vamos a ser capaces de trabajar con HUD para resolver el problema”, aseguró. “No se trata sólo de nosotros. Otros municipios están en una situación similar”.

Pero el comisionado Francis Suárez atribuyó los altos niveles de acumulación al departamento de Mejoras Capitales de la ciudad. El departamento ha tenido cuatro jefes diferentes en los últimos tres años: Ola Aluko, Alice Bravo, Albert Sosa, y el actual jefe, Marcos Spanioli.

Suárez explicó que alrededor de $800,000 en fondos de CDBG han sido designados para proyectos en su distrito, incluyendo renovaciones a la Calle Ocho del SW entre las avenidas 27 y 32. Otro proyecto trata de paliar las inundaciones en el barrio de Silver Bluff, amplió.

“He tenido dinero asignado desde hace meses que no ha sido tocado por el programa de mejoras capitales”, apuntó Suárez. “La acumulación ha tenido un profundo efecto en la calidad de vida en nuestra ciudad, especialmente para los miembros más pobres de nuestra comunidad”.

Ni Regalado ni el administrador de la ciudad, Johnny Martínez, respondieron las llamadas en busca de comentarios.

Funcionarios de la Ciudad se negaron la noche del miércoles a proporcionar detalles sobre los proyectos que han sido aprobados, aunque no financiados. El dinero de CDBG apoya una amplia gama de servicios en Miami, desde el Centro de Acción Comunitaria de Allapattah hasta los programas de actividades después del horario escolar, y de guardería diurna en el centro de cuidado de niños Centro Mater, en la Pequeña Habana.

A pesar de la incapacidad de la Ciudad para gastar todo el dinero recibido de CDBG, Regalado hizo gestiones para obtener fondos adicionales el año pasado.

Cuando el gobierno federal anunció que el dinero de CDBG para Miami se reduciría en 34 por ciento, a poco menos de $5 millones, Regalado llevó a cabo una conferencia de prensa para criticar al presidente Obama. El alcalde también cabildeó a favor de una legislación federal que aumentara el porcentaje de dinero de CDBG que podría ser utilizado por los servicios sociales. No logró cambiar la fórmula actual, que requiere que las ciudades utilicen el 85 por ciento para el desarrollo económico, y el 15 por ciento en servicios sociales.

El gasto hecho por Miami ha sido cuestionado en el pasado. En el 2009, la Ciudad tuvo que reembolsar más de $4 millones en fondos de CDBG que las autoridades federales dijeron que habían sido mal utilizados para apoyar el distrito de negocios del downtown de Miami.

La controversia más reciente se deriva de las normas federales que permiten a los beneficiarios de subvenciones mantener hasta 1.5 veces la cantidad de su asignación anual en reserva, en una línea de crédito de HUD.

El año pasado, Miami recibió poco menos de $5 millones en fondos, lo cual significaba que el saldo de los fondos de la Ciudad podría ser de hasta $ 7.5 millones. Pero el mes pasado, el saldo de Miami llegaba a $13.2 millones.

La posible penalidad, de $5.8 millones, es la cantidad en que el saldo real del fondo supera el monto de los fondos permitidos.

Es demasiado pronto para saber cuánto dinero podría recibir Miami bajo las fórmulas de CDBG este año, independientemente de las preguntas sobre la cifra no utilizada. Pero Chávez dijo que la cantidad de la penalidad de Miami no sería mayor que su cuota total de fondos del programa.

Miami tiene hasta el 5 de marzo para programar una reunión en Washington o celebrar una teleconferencia con HUD al respecto.

“En caso de que Miami se niegue a participar en la consulta informal, la cantidad a la que la ciudad tiene derecho en el 2013 se reducirá”, escribió Chávez.

El comisionado Frank Carollo declaró que planea hacer preguntas el jueves, en una reunión de la Comisión de la Ciudad.

“Siempre que hay una amenaza de pérdida de dinero, es una preocupación”, subrayó.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio