Fallece en Miami el destacado académico cubano Juan Clark

02/28/2013 3:23 AM

03/01/2013 12:18 AM

Juan Clark luchó por una Cuba democrática como paracaidista en la invasión de Bahía de Cochinos, y luego en la academia, haciendo una crónica de las mentiras de la revolución de Castro y de las olas de exiliados que llegaban a las costas de Estados Unidos.

Hace apenas dos años, Clark sonreía al recordar cómo su grupo de combatientes de la Brigada 2506, hambriento tras esconderse durante cuatro días en las ciénagas cerca del escenario de la desastrosa invasión respaldada por la CIA, atrapó un cerdito.

Para evitar el ruido de un disparo, uno de los hombres del grupo estranguló al animal mientras decía entre dientes: “¡Perdóname, Dios mío! ¡Mira lo que Fidel Castro me ha llevado a hacer!”, recordó Clark en una entrevista para un informe que marcaba el 50 aniversario de la invasión de 1961.

Clark, profesor emérito de Sociología en el Miami-Dade College, falleció el miércoles a los 74 años, dijo su hermano José Benito Clark, miembro de los equipos de infiltración que se enviaron previamente para preparar el camino a la Invasión de Bahía de Cochinos.

“Juan fue uno de los miembros más prominentes de la unidad de paracaidistas, muy querido por todos y un hombre muy inteligente”, dijo el ex presidente de la brigada Félix Rodríguez. “Fue un gran compañero, un gran amigo y un gran luchador eterno por la libertad de Cuba”.

“Es un día de gran tristeza para Miami Dade College”, dijo el presidente del MDC Eduardo Padrón. Clark “defendió sus principios, primero con las armas en la mano, y luego con la fuerza de la palabra y un compromiso civil insobornable”.

La mayor contribución de Clark a la lucha por Cuba pudo muy bien haber sido su libro Cuba, mito y realidad: Testimonios de un pueblo , publicado en 1990 para expresar las realidades del gobierno de Castro sobre la isla.

Al mismo tiempo que Castro cultivaba el mito de una revolución a lo Robin Hood, dedicada a ayudar a los pobres en Cuba y en el extranjero a principios de los años 60, Clark señaló que su aparato de seguridad mantenía en la cárcel a unos 60,000 opositores políticos pacíficos.

Comparando las poblaciones de Cuba y Estados Unidos en esa época, eso sería equivalente al menos a 1,410,000 presos políticos estadounidenses, escribió en el libro, publicado en Venezuela por Saeta Ediciones.

Clark se lanzó en paracaídas a Cuba a varias millas tierra adentro de los desembarcos en la Bahía de Cochinos, y fue miembro de un pelotón que, disparando con morteros, ayudó a bloquear el avance de las tropas de Castro hasta que se quedaron sin municiones y se vieron forzados a retirarse.

Capturado finalmente junto a otros 1,173 miembros de la Brigada, pasó unos 20 meses en las cárceles cubanas hasta que Castro recibió el rescate de $53 millones que había exigido, y puso en libertad a la mayoría de los invasores.

Los cubanos de la isla nunca volvieron a retar a Castro, dijo Clark a The Miami Herald para el informe del 50 aniversario. “Esto castró el espíritu de rebelión” contra Castro en Cuba.

A su regreso a Estados Unidos, se matriculó en la Universidad de la Florida para estudiar sociología, y fue luego el primer académico en detallar las olas de cubanos que se fueron al exilio a Estados Unidos y otros países.

Escribió otros dos libros sobre la Iglesia Católica en Cuba, y el año pasado fue responsable de un capítulo en un nuevo libro, Cubans: An Epic Journey (“Cuba: una travesía épica”), sobre la lucha para libertar a Cuba. El libro fue parte de un proyecto dirigido por el grupo Facts About Cuban Exiles (Hechos sobre los Exilados Cubanos, FACE).

“Juan fue un gran portavoz de la brigada. Él fue un hombre bien educado que podía explicar inteligentemente por qué ocurrió la invasión de Bahía de Cochinos, por qué fracasó, y por qué es importante; y, como profesor, se lo explicó a menudo a la nueva generación”, dijo Julio González Rebull, compañero veterano de la brigada.

Y, justo el lunes, él dijo a The Miami Herald que no creía la promesa del gobernante cubano Raúl Castro de que él renunciará al poder en cinco años.

“Creo que muchos estaban impacientes por ver el final del sistema, y desafortunadamente eso no ha ocurrido”, dijo Clark.

Lo sobreviven su viuda, Clara de León, y sus hijos Juan y José Alberto Clark.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio