La policía busca respuestas tras muerte a tiros de niña de 4 años

04/02/2013 2:50 AM

10/12/2013 8:22 AM

Rahquel Carr era como cualquier otra niña de 4 años de edad, a la que le gustaban los juguetes.

Por eso, cuando ella, su hermano de 6 años de edad y otro niño encontraron un arma de fuego en el interior de un auto el sábado, es posible que les pareciera un juguete, pero era real.

Mientras los tres niños esperaban en un Mercedes Benz fuera de la casa de los abuelos de Rahquel, en el noroeste de Miami-Dade, sonó un disparo.

Su madre, Turquisha Peacock, de 26 años, había estado a punto de llevar los niños a casa alrededor de las 6 p.m., y estaba a unos pasos del coche cuando oyó el disparo.

“Mientras yo entraba en el vehículo, escuché que algo golpeó el cristal, y cuando abrí la puerta, ella estaba allí, agonizando”, dijo Peacock a CBS4, el canal informativo asociado a de The Miami-Herald.

Rahquel fue trasladada de urgencia al Centro de Traumas Ryder del Hospital Jackson Memorial, donde murió, según la policía de Miami-Dade.

Mientras la familia y sus amigos lloraban el lunes, los detectives no dieron ninguna nueva información acerca de cómo resultó muerta Rahquel. Miembros de la familia, sin embargo, dijeron que uno de los dos chicos estaba manejando el arma cuando se disparó. Los dos chicos fueron interrogados por la policía.

“No sé lo que pasó, y en cierto modo, en realidad no importa, porque eso no va a traer de vuelta a mi hija”, dijo el lunes el padre de Rahquel, Christopher Carr.

Por ley, el arma deba haber estado guardada en un lugar seguro. El propietario del arma y el del vehículo fueron interrogados por la policía, pero no había nadie detenido el lunes, de acuerdo con Ed Griffith, portavoz de la fiscalía estatal.

Bajo la ley de Florida, dejar un arma de fuego cargada “al alcance o al acceso fácil de un menor de edad” que la utiliza para causar una lesión o la muerte, se considera un delito grave de tercer grado.

“El problema es que los niños tienen una fascinación con las armas de fuego ... Cuando ven un arma de fuego como las que ven en la televisión y en las películas, y muchísimas veces tienen armas de juguete, así que cuando encuentran un arma quieren ver lo que pasa. La gente tiende a no ser tan cuidadosa como debería ser, y suceden las tragedias”, dijo Jon Gutmacher, experto en leyes sobre las armas, instructor de armas graduado por la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y abogado.

El padre de Rahquel dijo que su hija estaba pasando las vacaciones de primavera con los padres de él, Willie y Subrina Carr, que viven en 12015 NW 20th Ave. La madre de Rahquel estaba recogiendo a los niños, después de haber estado en la Feria Juvenil del Condado de Miami-Dade.

Christopher Carr, padre Rahquel, dijo que “ella era una luz para todo el mundo”.

Dijo que Rahquel era muy apegada a los padres de él. El abuelo de Rahquel se derrumbó el sábado al enterarse de su muerte.

Carr dijo que su padre, de 57 años de edad, está en condición estable, pero todavía se encontraba en el hospital el lunes.

La vecina Yeny Montoya, que no estaba en su casa en el momento del disparo, dijo que tenía el corazón destrozado al enterarse de lo que pasó al otro lado de la calle.

“Yo también tengo hijos”, dijo. “Es algo que es muy difícil de creer. Es muy triste”.

Montoya dijo que a menudo veía a la niña cuando la dejaban para pasar el fin de semana con sus abuelos.

“A los niños no se les debe permitir que jueguen con armas”, dijo Beverly Holland, una vecina que se mudó al lugar tan sólo dos días antes del incidente. “¿Dónde estaban los padres?”

Gutmacher dijo que hace décadas, las autoridades rara vez acusaban penalmente a nadie en un caso de muerte accidental de un niño por arma de fuego.

“Por lo general, el dolor es mucho mayor que cualquier cosa que el sistema de justicia penal pueda imponer”, dijo.

Hace sólo cinco meses, Lourdes Guzmán DeJesús, de 13 años de edad, fue muerta por un adolescente que había estado jugando con la pistola de su padre en un autobús escolar en el sur de Miami-Dade. El sospechoso de dar muerte a la chica, Jordyn Howe, de 15 años de edad, sacó la pistola calibre .40 de su mochila para mostrarla a otro estudiante cuando el arma se disparó.

Howe será juzgado como adulto por cargos de delito mayor por homicidio involuntario y llevar un arma oculta.

El padre de Lourdes, Armando “Alex” Guzmán-Cirino, de 34 años, se suicidó un par de días después.

Los padres de Howe dijeron a la policía que el arma estaba guardada en un armario.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio