Fiscales dicen que Venezuela quizá no extradite a dos detenidos

04/02/2013 3:09 AM

08/19/2014 5:41 PM

La fiscalía advirtió el lunes a una juez federal del sur de la Florida que era posible que Venezuela niegue la extradición de dos fugitivos que se encuentran detenidos en una cárcel de Caracas en relación con un caso de tráfico de drogas vinculado a la detención de un venezolano en el aeropuerto de Opa-locka el año pasado.

Los fiscales también pidieron a la juez Robin Rosenbaum de la corte federal en Fort Lauderdale que considere la posibilidad de denegar los interrogatorios por parte de la defensa de los prófugos de la justicia estadounidense, Paúl y su hijo Marlon Córdoba, que están detenidos en la cárcel de El Rosal en el municipio de Chacao en el este de Caracas.

“Si los acusados no cumplen en la fecha fijada por el Tribunal la realización de los interrogatorios, la fiscalía de Estados Unidos solicita además que el Tribunal reconsidere y niegue la moción para tomar declaraciones en el extranjero”, de acuerdo con una moción de los fiscales disponible en el sitio web de expediente judicial.

El caso ha llamado la atención pública debido a que un helicóptero de la televisora local CBS4 logró filmar la detención del venezolano Jefferson Castillo en el aeropuerto de Opa-locka el 5 de marzo del 2012, cuando se acercaba a un avión ejecutivo donde aguardaban los pilotos Paúl y Marlon Córdoba.

Cuando estos vieron que los agentes federales arrestaban a Castillo, huyeron y luego se dirigieron a Caracas, donde fueron detenidos.

Los abogados de otros sospechosos en el caso, que fueron ​​detenidos más tarde, incluyendo la madre de Marlon, han exigido que antes de que comience el juicio los dos prófugos deben ser interrogados por la defensa en Caracas. La juez que supervisa el caso, Rosenbaum, estuvo de acuerdo y ordenó que se tomen las declaraciones en Venezuela.

Sin embargo, estas no se han producido porque ni los abogados defensores ni los fiscales federales se han puesto de acuerdo en los detalles.

En su moción del lunes, los fiscales federales dijeron que dudan que el gobierno venezolano otorgue el permiso para que se realicen las deposiciones. Los fiscales dijeron que también tienen serias dudas de que el gobierno en Caracas acepte extraditar a los dos detenidos para que puedan ser juzgados en Fort Lauderdale.

“Los Estados Unidos sostienen respetuosamente que dos de los declarantes potenciales, Paúl y Marlon Córdoba, se encuentran en prisión en Venezuela y no puede ser interrogados sin la asistencia y la aprobación del gobierno venezolano”, dice la moción de los fiscales.

La moción también señala que es difícil que Venezuela autorice la extradición de los fugitivos.

“Parece poco probable, sin embargo, que sean extraditados, ya que Venezuela no extradita a sus nacionales, y Paúl y Marlon Córdoba reclaman la doble nacionalidad con los Estados Unidos y con Venezuela”, según el documento judicial.

En la moción de los fiscales también figuran nuevos detalles sobre cómo Paúl y Marlon Córdoba huyeron del aeropuerto de Opa-locka el día que Castillo fue detenido.

En un principio, las autoridades federales familiarizadas con el caso, dijeron a El Nuevo Herald que los dos hombres habían ido primero a un aeropuerto de Fort Lauderdale, desde donde volaron a Texas y luego se dirigieron a México y por fin a Venezuela.

Sin embargo, la moción del lunes ofrece detalles diferentes de la fuga, incluyendo el hecho de que los dos hombres viajaron primero a Cuba y luego a Venezuela.

La moción dice que Paúl y Marlon Córdoba fletaron un avión en Palm Beach y de ahí volaron a Texas, donde cruzaron a pie la frontera con México.

“Desde México, viajaron a Cuba y desde Cuba, a Venezuela, donde comenzaron a residir en el domicilio de Oswaldo Córdoba, padre de Paúl y abuelo de Marlon”, según la moción.

Richard Gregorie, el principal fiscal federal en el caso, ha dicho en la corte que Paúl y Marlon Córdoba son pilotos de aviones ejecutivos que volaban entre Venezuela y Fort Lauderdale transportando cientos de kilos de cocaína.

Castillo fue acusado de ayudar a los dos hombres, sirviendo como centinela en el Aeropuerto Ejecutivo de Fort Lauderdale durante un vuelo en 2009.

Castillo se ha declarado culpable de hacer “depósitos estructurados” de dinero supuestamente proveniente del narcotráfico.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio