Regresan a casa las jóvenes secuestradas por 10 años

Michelle Knight, cuya familia se ha dividido por la tragedia, sigue hospitalizada

05/09/2013 2:39 AM

05/09/2013 8:32 PM

El estadounidense Ariel Castro fue acusado de secuestro y violación por el rapto de tres mujeres mantenidas en cautiverio por una década en Cleveland Ohio, y de la hija de una de ellas, anunció este miércoles un fiscal de esa ciudad, Víctor Pérez.

Castro, de 52 años, es acusado de haber violado a Amanda Berry, de 27 años, Gina DeJesus, de 23, y Michelle Knight, de 32, durante el tiempo que las mantuvo encerradas en su casa, según dijo a periodistas Pérez. Con Berry, el acusado tuvo una hija nacida en cautiverio, Jocelyn, hoy de seis años.

Los hermanos de Ariel Castro, Pedro, de 54 años, y Onil, de 50, quienes también fueron arrestados el lunes, no enfrentarán cargos, aseguró a su vez un jefe policial.

Los investigadores del secuestro hallaron cadenas y cuerdas en la casa donde permanecieron cautivas las tres mujeres durante una década, dijo Michael McGrath, jefe de policía de Cleveland a la cadena NBC.

“Tenemos confirmación de que estuvieron atadas y había cadenas y cuerdas en el hall” de la casa, dijo McGrath.

“No hay nada que nos lleve a creer que (los hermanos de Ariel Castro) estuvieron involucrados o que tenían conocimiento de esto”, dijo el jefe de policía adjunto de la ciudad, Ed Tomba.

Tomba señaló que las tres mujeres nunca abandonaron la propiedad del acusado hasta que fueron rescatadas la noche del lunes, y se estima que tan solo se les permitió dejar la casa en dos ocasiones, para ir hasta el garaje de la vivienda aunque disfrazadas.

Dos días después de ser liberadas por un vecino, Amanda Berry y Gina DeJesus se reecontraron con sus familiares.

La tercera mujer secuestrada, Michelle Knight, cuya familia se ha dividido por la tragedia, parece estar en peores condiciones de salud que sus compañeras y sigue por el momento hospitalizada, dijo la policía.

La hermana de Berry, Beth Serrano, agradeció “a la opinión pública y a los medios por su apoyo y coraje a través de los años. Ahora nuestra familia querría privacidad para que mi hermana, mi sobrina y yo podamos tener tiempo para recuperarnos”.

“Este es un día feliz y también triste para Amanda porque su madre ya no está”, dijo un primo de ambas. La madre de Amanda, Louwana Miller, murió en marzo de 2006, “de dolor” por la pérdida de su hija, según sus allegados.

Dos miembros de la familia de una de las otras secuestradas, Gina DeJesus, asistieron al emotivo regreso de Berry.

“Gina está muy tranquila, no habla mucho y todavía no la hemos ido a ver, queremos dejarla respirar después de todo lo que tuvo que pasar”, dijo Rosa García, de 50 años, prima de DeJesus.

“Imaginen primero perder un hijo, luego no saber si está vivo, muerto o herido, mantener la esperanza durante 10 años y finalmente que las plegarias sean escuchadas, es seguramente el mejor regalo para el día de las madres”, declaró la primera dama Michelle Obama a la cadena MSNBC.

McGrath señaló que hasta que no se termine la investigación no será posible dar detalles de cómo fueron tratadas las mujeres y no confirmó versiones de que las cautivas tuvieron múltiples embarazos.

Los tres hermanos fueron arrestados luego de que una de las cautivas lograra alertar a un vecino, que derribó la puerta para liberarla.

La policía respondió a su llamado a la línea de emergencia 911 y encontró a las otras dos mujeres en la modesta vivienda, cuyo porche estaba adornado con las banderas de Estados Unidos y Puerto Rico.

Fern Gentry, la abuela de Berry, habló con su nieta desde Tennessee en una llamada emitida por una filial local de ABC. “Me alegra tenerte de vuelta”, dijo Gentry. “Me alegra estar de vuelta”, contestó Berry. “Creí que te había perdido”, dijo la abuela. “No, aquí estoy”, señaló la nieta.

“Se ve muy bien, feliz, saludable, y anoche se comió una paleta de helado”, dijo Ed Tomba, sobre la pequeña Jocelyn, la hija de Berry nacida en cautiverio. “Ver a su madre la hizo sonreír”, agregó, según la cadena ABC.

La pesadilla terminó cuando Berry logró sacar el brazo por una puerta y comenzó a gritar por ayuda.

“Escuché los gritos y veo a esta chica que se desespera por salir de la casa”, relató el vecino Charles Ramsey a la filial local de ABC. “Fui a la entrada de la casa y me dijo ‘Ayúdame. Me han secuestrado. He estado en esta casa por mucho tiempo. Quiero irme. Ahora mismo’”, agregó.

Ramsey dijo que no pudo abrir la puerta, así que la pateó y rompió la parte de abajo y ella salió gateando junto con la niña.

Berry fue a una casa vecina y llamó a la policía, a la que rogó que viniera rápido, “antes de que él regrese”, según la grabación de la llamada al 911.

La joven había sido vista por última vez el 21 de abril de 2003, cuando salía de su trabajo en un restaurante de comida rápida a pocas cuadras de su casa.

DeJesus tenía 14 años cuando desapareció. Salió de la escuela el 2 de abril de 2004 pero nunca llegó a su casa.

Michelle Knight fue vista por última vez cerca de la casa de un primo, el 23 de agosto de 2002. Tenía 20 años.

Los vecinos dijeron a la AFP estar estupefactos y que no tenían idea de que Castro, con quien a veces compartían barbacoas, tuviera cautivas a las tres mujeres.

María Castro Montes, prima de Ariel Castro, pidió que no se juzgue a sus familiares por las acciones de su primo.

“Por favor, no juzguen a una familia entera por las acciones de una persona y () a toda una comunidad o a toda una raza por las acciones de una persona”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio