Líderes de banda de defraudadores huyen a Cuba

05/18/2013 5:00 AM

10/12/2013 8:22 AM

Cinco cubanos ​​involucrados en una conspiración para defraudar a compañías de seguros mediante la escenificación de choques de vehículos y tratamiento médico falsificado en clínicas quiroprácticas del sur de la Florida están considerados como fugitivos luego de huir a Cuba para evitar ser arrestados por las autoridades estadounidenses.

Los fiscales federales dieron a conocer esta semana cargos en contra de 33 personas más que presuntamente participaron en la conspiración, elevando a por lo menos a 92 el número total de acusados ​​en la investigación que ha durado ya tres años.

De acuerdo con fiscales federales, los investigadores creen que por lo menos $20 millones fueron cobrados de manera fraudulenta a empresas de seguros para cubrir los reclamos médicos falsos a causa de decenas o cientos de accidentes escenificados.

Los documentos disponibles en la corte federal relacionados con el caso indican que algunas de las ganancias ilícitas fueron luego enviadas de contrabando a Cuba por al menos dos de los presuntos cabecillas de la conspiración, quienes ahora están en la isla.

De alguna manera, la conspiración mediante la escenificación de choques se asemeja al fraude contra el Medicare, en el que se cree que algunos acusados han enviado dinero pagado por el gobierno federal a Cuba.

La conspiración de colisiones escenificadas es una de las más intrincadas en años recientes, según los investigadores federales.

La Patrulla de Caminos de la Florida (FHP) e investigadores de la industria de seguros de automóviles han dicho que un gran número de cubanos han estado involucrados en accidentes protagonizados en el sur de Florida.

Los cubanos son tanto los cabecillas de bandas criminales que protagonizan los accidentes como “víctimas” reclutadas entre inmigrantes recién llegados de la isla, según dijeron las fuentes durante una reciente reunión con la junta editorial de The Miami Herald

“Muchos de estos recién llegados son reclutados aquí, para participar en accidentes falsos”, dijo Ralph García, agente especial para la industria de seguros adscrito al grupo de investigación conocido como National Insurance Crime Bureau.

Agregó García: “Hay varios grupos criminales que operan en el sur de la Florida, siendo el más destacado, por supuesto, el de los cubanos. Pero también hay rusos y haitianos. Esos son los tres grupos principales aquí”.

Los fiscales federales aseguran que este tipo de fraude termina afectando a los consumidores.

“Esta masiva red criminal protagonizaba accidentes automovilísticos falsos para defraudar millones de dólares a las compañías de seguros”, dijo Wifredo A. Ferrer, fiscal federal en el sur de la Florida, cuando el caso se dio a conocer inicialmente. “El fraude de pólizas de seguro de autos no es un crimen sin víctimas. No sólo se defraudó a las compañías de seguros, sino que esto también perjudicó a los consumidores ya que los costos de los seguros siguen aumentando debido al fraude”.

Los cargos presentados esta semana fueron en contra de residentes de varias municipalidades en el sur de la Florida, incluyendo Doral, Miami y Hialeah. También había residentes de Weston, Davie y Hollywood en el condado Broward así como Boynton Beach y Lake Worth en el condado Palm Beach.

Las autoridades dijeron que cinco de los acusados ​​huyeron a Cuba, incluyendo los presuntos cabecillas identificados como Vladimir López, de 38 años, y Lázaro Vigoa, de 45 —ambos de West Palm Beach. Las autoridades identificaron a los otros fugitivos como Dagoberto Milián López, de 57 años, Obelio Rodríguez de 44 años y Eduart González de 35. Sus fotos aparecen en un afiche del FBI que dice que son requeridos por la justicia y que todos están en Cuba.

Un documento en la corte que resume el caso, dice que varios de los acusados ​​dijeron que Vigoa y López enviaban a Cuba parte del dinero cobrado a las casas de seguros.

El caso se remonta a junio del 2011, cuando la acusación original fue presentada en el tribunal federal de West Palm Beach.

Los documentos en la corte muestran que los acusados ​​construyeron una elaborada red de personas que participaban en los accidentes, que a continuación buscaban “tratamiento” en clínicas de quiroprácticos y locales de masaje terapéutico, que también estaban involucrados en el fraude. Finalmente las “víctimas” presentaban reclamos falsos a las aseguradoras.

Bajo la ley de la Florida, las compañías de seguros ofrecen hasta $10,000 para gastos médicos por persona cubierta por una póliza de seguros contra accidentes.

Pero para que las compañías de seguros paguen, estas deben recibir pruebas de que el tratamiento médico fue ordenado por un médico o quiropráctico con licencia y proporcionado por un médico o terapeuta con licencia.

De acuerdo con documentos de la corte, varios quiroprácticos y terapeutas con licencia participaron en el fraude y certificaron falsamente que el tratamiento era “médicamente necesario” para las personas que lo solicitaron.

Las “víctimas” recibieron “algún tratamiento”, según los documentos, pero no todo lo que describieron en sus reclamos a las aseguradoras.

Después de que las compañías de seguros pagaban las reclamaciones, dice el expediente de la corte, los cheques eran depositados en cuentas bancarias y luego los cabecillas sacaban efectivo para pagar a participantes y embolsarse el resto.

Durante un período de 22 meses, por ejemplo, los líderes de la conspiración recibieron pagos por más de $ 4.3 millones, según documentos judiciales.

“En relación con este esquema, los cabecillas también retiraban fondos en efectivo a través del uso de sitios que cambian cheques, y a continuación sacaban el dinero fuera de Estados Unidos”, dice un documento disponible en la corte.

“Varios de los acusados”, añade el documento, “proporcionaron declaraciones sobre su conocimiento de que Lázaro Vigoa y Vladimir López contrabandeaban el dinero fuera de Estados Unidos hacia Cuba”.

El expediente judicial no detalla el monto del dinero enviado a Cuba.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio