El creciente mercado de los muebles de lujo en Miami

06/03/2013 12:06 AM

09/09/2014 10:27 AM

A Max Alcalay, presidente y CEO de Addison House, ya no le sorprende que muchos de sus clientes lleguen a su negocio de muebles de lujo, con una revista de turismo en mano, casi recién salidos del aeropuerto de Miami.

“Anunciamos en una revista que se pone en los aviones y gran parte de nuestros clientes llegan guiados por ese anuncio tan pronto como se instalan en la ciudad, ya sea porque se mudan definitivamente o porque compran casas temporales o de vacaciones”, destacó Alcalay.

“Cerca de un 70 por ciento de nuestra clientela son extranjeros que vienen de Suramérica, Centroamérica o Europa”, precisó desde la sede la tienda en Doral, un showroom de 12,000 pies cuadrados, donde se exhiben muebles de sala, comedor, dormitorio y oficina de firmas exclusivas de diseño, como Kartell, Missoni, Pianca, Cattelan Italia, todo bajo el común denominador de piezas de líneas limpias y contemporáneas, especialmente influenciadas por el diseño italiano.

Lo que no está en la sala de ventas, los visitantes lo pueden buscar en las aplicaciones de iPad que tienen a disposición del público.

Desde que se inauguró la tienda, hace 25 años, la visión de Alcalay ha sido proveer productos sofisticados y responder a la demanda de una clientela internacional.

Nacido en Cali, Colombia, Alcalay se graduó en ingeniería biomédica y eléctrica en la Universidad de Miami; sin embargo, nunca ejerció la carrera, su deseo era tener un negocio propio.

“Entonces me enteré que estaban vendiendo un negocio de muebles en Hialeah y decidí reunir todos mis ahorros para comprarlo”. recordó.

El concepto era diferente. “Nos enfocábamos en el estilo clásico, que era lo que estaba de moda. Traíamos básicamente muebles de North Carolina”, agregó acerca de ese negocio que funcionaba en un espacio de 2,000 pies cuadrados y con tres empleados.

La transición de lo clásico a lo moderno y elegante se inició hace 15 años, cuando se vinculó al negocio el arquitecto Alberto Camhi, primo de Alcalay y actual vicepresidente de la compañía, quien se puso al frente de la tarea de viajar a los diferentes mercados para seleccionar las líneas acordes con su nueva imagen.

“Cuando hicimos la transición, prácticamente había una sola tienda importante en Miami que estaba en el giro de los muebles contemporáneos”, recordó Alcalay.

La meta de los dos se convirtió en llenar ese vacío.

Addison House celebró recientemente sus 25 años en el mercado con la remodelación y expansión de su tienda de Aventura, inaugurada en el 2005, que creció de los 7,000 a 15,000 pies cuadrados. En estos años también creció la nómina de la compañía de tres a 32 empleados. También cuentan con una sede en Panamá.

“Con la expansión de la tienda de Aventura nos equiparamos a la creciente demanda por nuestros productos”, destacó Alcalay, quien lidera la división de mercadeo de la compañía.

“Contradictoriamente, nunca nos afectó la recesión”, añadió,

El departamento de diseño está en manos de Camhi, graduado en arquitectura en la Universidad Javeriana, en Bogotá, Colombia. Camhi fue propietario de una compañía de iluminación y techos acústicos en esa ciudad. Su tarea, además, ha sido involucrarse en el desarrollo de una línea propia de Addisson House a través de sus relaciones con los fabricantes internacionales.

Para estar al día con las últimas tendencias, la compañía participa en ferias de diseño reconocidas a nivel mundial, como la Milan Furniture Fair.

“Los muebles no cambian radicalmente de un año a otro, como podría pasar con la moda, pero siempre hay innovaciones y nuevos productos. Lo que viene, por ejemplo, es el auge de las líneas rectas; aparte de una marcada tendencia al cuidado del medio ambiente, se ven mucho las paredes decoradas con musgo artificial”, describió Alcalay.

Los años de experiencia también les ha enseñado que las personas ya no quieren esperar semanas para tener los productos que desean.

“Es el mercado de la gratificación inmediata y eso nos ha hecho cambiar para tener la mayoría de piezas disponibles en cuestión de días”, destacó Alcalay, acerca de este negocio que, según sus cuentas, mueve aproximadamente $20 millones al año.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio