EEUU desestima demanda contra Zedillo

07/23/2013 12:01 AM

07/23/2013 12:03 AM

Diez personas que demandaron al ex presidente mexicano Ernesto Zedillo por 50 millones de dólares por una matanza en 1997 en el estado de Chiapas llevarán ahora su caso ante el tribunal de apelaciones de Estados Unidos, después de que un juez en Connecticut desestimó su demanda, dijo el abogado de ellos el lunes.

Los demandantes anónimos dicen ser sobrevivientes del asesinato de 45 personas en Acteal, en el sur del país. En 2011 demandaron a Zedillo argumentando que fue parcialmente responsable de la masacre y la encubrió.

Una doctrina legal que da inmunidad a los ex jefes de Estado se aplica al caso de Zedillo, dijo el jueves el juez federal de distrito Michael Shea en Hartford al desestimar la demanda.

Zedillo niega las acusaciones y el Departamento de Estado de Estados Unidos respaldó su reclamo de inmunidad. Sin embargo, el Departamento de Estado basó su recomendación de inmunidad en una carta ilegal y no autorizada del embajador de México, dijo Roger Kobert, el abogado de los demandantes que trabaja en Miami. Dijo que apelará la decisión de Shea de desestimar el caso en el tribunal federal de apelaciones del segundo circuito en Manhattan.

La demanda fue presentada en Connecticut porque Zedillo, presidente de México de 1994 a 2000, es profesor de estudios internacionales en la Universidad de Yale en New Haven.

Zedillo ha calificado a las acusaciones de calumniosas e infundadas. Cualquier apelación del fallo de Shea será inútil, dijo el lunes su abogado, Jonathan Freiman.

La masacre del 22 de diciembre de 1997 fue el peor caso de violencia durante el conflicto que comenzó cuando el movimiento zapatista protagonizó un breve levantamiento armado a principios de 1994 para exigir más derechos para los indígenas en el estado de Chiapas, en el sur del país. Durante una reunión para rezar en Acteal, paramilitares con presuntos vínculos con el gobierno atacaron a activistas católicos que simpatizaban con los rebeldes. Los atacantes mataron a 45 personas durante varias horas, incluso niños de dos meses de edad.

Después de la matanza, Zedillo los denunció como criminales y pidió al gobierno y a funcionarios de derechos humanos investigar el caso.

La demanda alega que el gobierno de Zedillo puso fin a las conversaciones de paz con los zapatistas e implementó un plan para armar y entrenar a las milicias locales para luchar contra ellos. También afirma que Zedillo tenía conocimiento de las acciones en Acteal, y que las encubrió y violó las leyes internacionales de derechos humanos en virtud de los Convenios de Ginebra y otras leyes.

En septiembre del año pasado, el Departamento de Justicia notificó a Shea que el Departamento de Estado determinó Zedillo era inmune a la demanda. y sugirió que Shea también determinara que la inmunidad aplicaba a Zedillo.

Kobert dijo que la decisión del Departamento de Estado se basó en una solicitud de inmunidad para Zedillo presentada por escrito por el embajador de México ante Estados Unidos. Kobert dijo que la carta del embajador a funcionarios estadounidenses fue invalidada este año por un tribunal mexicano, que dictaminó que el embajador no tenía autorización para solicitar inmunidad para Zedillo.

Un tribunal mexicano de apelaciones revocó esa decisión más adelante, pero Kobert dijo que se basó en un tecnicismo y no en los méritos de si la carta del embajador era ilegal.

“Estamos decepcionados”, dijo Kobert. “Teníamos la esperanza de que el juez Shea diera al Departamento de Estado la oportunidad de corregir la decisión (sobre la inmunidad de Zedillo) en 2012 que fue incorrecta. Nos gustaría que el Departamento de Estado reconsiderara”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio