Intentan vender arte cubano robado

08/14/2010 12:03 AM

08/14/2010 8:35 PM

Una pareja intentó vender siete pinturas de conocidos artistas cubanos, que fueron robadas el mes pasado de una unidad de almacenamiento en Miami.

"Me pareció extraño que ellos trataran de vender las pinturas tan rápido después de que fueran robadas, y justo aquí en Miami'', dijo Ramón Cernuda, dueño de la galería Cernuda Arte, ubicada en el 3155 de Ponce de Leon, en Coral Gables, adonde se presentaron los vendedores.

Cernuda alertó a la policía al sospechar que las obras que la pareja trató de venderle formaban parte del lote de 32 pinturas robadas el 16 de julio.

Justo tres semanas antes, él había visto fotos de las pinturas en una lista que había hecho circular el FBI. Así que, mientras simulaba regatear el precio de venta, Cernuda hizo que un empleado llamara a las autoridades.

Poco después, agentes federales y de los departamentos de policía de Coral Gables y Miami ocuparon el segundo piso de la galería para interrogar a la pareja y empacar las pinturas.

Cernuda dijo que las pinturas eran de artistas cubanos bien conocidos, como René Portocarrero, Amelia Peláez, Domingo Ravenet y Mariano Rodríguez.

Las autoridades informaron que la investigación continúa y no ha habido arrestos. Los agentes se llevaron a la pareja en un auto policial para continuar con el interrogatorio.

"Tenemos que hacer muchas investigaciones antes de hacer cualquier arresto'', dijo Willie Moreno, portavoz del Departamento de Policía de Miami, que está a cargo de la investigación del robo del mes pasado.

Un agente del FBI en el lugar de los hechos se negó a hacer comentarios.

La mayoría de las 32 pinturas robadas pertenecen a Rafael DíazCasas, un coleccionista de arte que vive en Nueva York, y a Blas Reyes de Miami, según los reportes de la policía sobre el robo.

El robo ocurrió el 16 de julio en una unidad de almacenamiento de StorageMart, en el 4920 NW 7th Street, donde las cámaras de seguridad capturaron imágenes de dos personas sacando algunos cuadros.

Las dos personas aparentemente rompieron el candado en la unidad, en el cuarto piso, de acuerdo con los reportes de la policía sobre el caso.

Cuando DíazCasas llegó a la unidad de almacenamiento al día siguiente para sacar un cuadro que quería enseñar a un posible comprador, se dio cuenta de que tenía un nuevo candado.

DiazCasas le pidió a un administrador del almacén que rompiera el candado y encontró que algunas de las pinturas habían sido robadas.

Ninguno de los cuadros estaba asegurado, según le dijo DiazCasas a El Nuevo Herald poco después del robo.

Cernuda alertó al FBI sobre los cuadros el jueves, cuando un hombre se presentó en su galería con fotos de las pinturas que quería vender.

Cuando el hombre volvió a la galería el viernes con una mujer, Cernuda rápidamente contactó a las autoridades y trató de mantener a la pareja en su establecimiento mientras llegaba la policia.

"Esto ha sido todo muy extraño'', dijo su esposa, Nercys Cernuda, durante las tres horas que la policía mantuvo la galería cerrada.

En la tarde del viernes, los Cernuda y sus empleados se preparaban para reabrir la galería mientras un agente de la policía de Coral Gables cerraba el acceso al segundo piso con una cinta amarilla de plástico.

"Ha sido un día complicado porque hemos pasado todo el día sin trabajar'', dijo Cernuda.

El dueño de la galería dijo que entre los cuadros que la pareja trató de venderle estaban los siguientes:

* ‘‘Figura de Carnaval'', de Portocarrero, 1945

* ‘‘Untitled'', de Peláez, 1947

* ‘‘Gallo'', de Rodríguez, 1961

* ‘‘Paisaje infantil'', de Portocarrero, 1956

* ‘‘Paisaje abstracto con figuras femeninas'', de Ravenet, 1960s

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio