Aumenta la presión para despedir a jefe de agencia acusado de abuso infantil

11/09/2012 10:53 AM

11/09/2012 2:25 PM

Bajo una intensa presión por parte de los defensores de los niños y los propios fundadores del centro, la agencia de servicios de HIV Broward House pidió que se llevara a cabo una reunión de emergencia el viernes por la tarde para decidir el futuro del principal ejecutivo del grupo, un hombre que ha sido acusado en innumerables ocasiones de hacer insinuaciones impropias a menores de edad.

El centro de todo el escándalo es Michael McGuigan, el veterano funcionario que en septiembre fue promovido a presidente y jefe ejecutivo de Broward House, el centro de servicios de sida más antiguo y grande de todo el condado. El centro atiende a más de 6,000 hombres, mujeres y niños con el virus, así como a las personas que necesitan tratamientos con medicinas.

El jueves, los miembros de la junta de la Broward House recibieron una fuerte advertencia por parte de funcionarios del Departmento de Niños y Familias de la Florida (DCF), la agencia que le da a Broward House $663,762 anuales para atender a 1,750 adultos. El mensaje era tajante: suspender o sustituir al nuevo jefe, de lo contrario el dinero estatal tendría “problemas de inmediato”, según le dijeron varias fuentes a The Miami Herald.

“Estamos muy preocupados por el cambio de liderazgo en Broward House”, dijo Joe Follick, portavoz del DCF en Tallahassee. “Estamos considerando todas las opciones para proteger la confianza del público, entre ellas realizar una revisión profunda de nuestras relaciones contractuales”.

Por lo menos desde el 2000, diversas alegaciones relacionadas con abusos sexuales o insinuaciones impropias a niños han rodeado la figura de McGuigan, que el sábado pasado fue el tema de un reportaje en la primera plana de The Miami Herald.

En días recientes, dos miembros de la junta directiva de Broward House renunciaron luego que la mayoría de la junta se negó a despedir a McGuigan.

Cindy Kohn, que representa el Memorial Healthcare System, renunció a su cargo, dijo Kerting Baldwin, portavoz del Memorial, que administra el Memorial Regional Hospital y el Hospital Infantil Joe DiMaggio, ambos en Hollywood, así como otras instalaciones en el sur de Broward. La miembro de la junta que representa a Broward Health (antiguamente el Distrito de Hospitales de North Broward) también dimitió, dijo Sam Goren, abogado de Fort Lauderdale que representa a la agencia. Funcionarios de salud de Broward también han declinado discutir el problema con McGuigan y la renuncia de Charlotte Mather-Taylor, directora del Centro Ann Storck para niños incapacitados, y la representante de salud de Broward en la junta.

De igual modo, el futuro de McGuigan se ventilará el próximo martes en una reunión de la Comisión del Condado Broward, que contribuye con $11 millones al presupuesto de la Broward House.

Lois Wexler, comisionada del condado, que formó parte de la Junta Escolar de Broward antes de ser electa para la comisión, dijo que solicitó la discusión, y que le ha preguntado a los funcionarios si el condado tiene la autoridad de retirar el dinero federal que el condado le proporciona al Broward House, o cualquier otro fondo. Cuando trabajó en la Junta Escolar, con suficiente autoridad para tomar decisiones sobre a quién contratar y a quién despedir en función de su contacto con menores de edad, Wexler dijo que tenía una regla muy sencilla: “Si tiene alguna duda, entonces despídalo”.

“No lo apruebo”, dijo Wexler sobre las acciones de Broward House. “Incluso en el mejor de los casos, me parece que es una mala decisión por parte de la junta de directores”.

Los miembros del Broward House estuvieron de acuerdo en reunirse el viernes en su oficina central en Fort Lauderdale. Sin embargo, el jueves por la tarde, la reunión se trasladó para una “casa privada”, dijo el miembro de la junta Dean Trantalis, abogado de Wilton Manors y ex comisionado municipal de Fort Lauderdale. Trantalis dijo que la reunión no está abierta al público, y los miembros de la junta accedieron a no revelar el lugar donde se celebraría.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio