Pyongyang desata la condena internacional con su cohete de largo alcance

12/12/2012 5:59 AM

12/12/2012 5:59 AM

El lanzamiento de un cohete de largo alcance por parte de Corea del Norte desató hoy duras críticas de la comunidad internacional, con sus vecinos Corea del Sur y Japón a la cabeza a la hora de pedir nuevas sanciones para el régimen comunista de Pyongyang.

El cohete norcoreano Unha-3 logró hoy poner en órbita un satélite, en una acción tachada de “desafío” y “provocación” por Seúl y Tokio, que, como EEUU y sus aliados, creen que la operación escondió una prueba de tecnología de misiles.

Corea del Sur, al que el lanzamiento pilló en plena campaña a las elecciones presidenciales del día 19, tardó muy poco en condenar lo que consideró “una clara violación de las resoluciones 1718 y 1874 del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Ambas prohíben cualquier lanzamiento con tecnología de misiles balísticos a Pyongyang, que según los expertos habría utilizado para su lanzadera una versión mejorada del sistema de propulsión del misil de largo alcance norcoreano Taepodong-2.

“Corea del Norte deberá asumir su plena responsabilidad por esta violación”, insistió Corea del Sur en un comunicado, en el que aseguró que trabajará de cerca con la comunidad internacional “para adoptar las contramedidas correspondientes”.

Japón, por su parte, transmitió una protesta a Pyongyang a través de canales en Pekín, además de calificar el lanzamiento de “extremadamente lamentable e inaceptable” y abogar por nuevas sanciones de la ONU.

Para ello, solicitó una reunión urgente del Consejo de Seguridad, que se espera tenga lugar de forma extraordinaria este mismo miércoles.

Como Seúl, el Gobierno nipón aseguró que trabajará “al unísono” con Corea del Sur y EEUU en ese organismo para responder al lanzamiento del cohete, que sobrevoló la sureña región nipona de Okinawa, donde se habían desplegado varios sistemas antimisiles como medidas de precaución.

Sin embargo, las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército) niponas no llegaron a recibir la orden de destruir el cohete que se hubiera emitido en caso de haber supuesto una amenaza a su territorio.

La operación de hoy, que para Seúl “profundizará el aislamiento de Corea del Norte”, suscitó incluso el rechazo de China, principal aliado y benefactor del régimen de Kim Jong-un, al que Pekín instó a respetar las resoluciones de la ONU.

El Gobierno chino, al mismo tiempo, pidió a todas las partes implicadas en la región mantener “la cabeza fría” para evitar una escalada de tensión en la península coreana y advirtió de que el Consejo de Seguridad debe reaccionar de forma “prudente y moderada” para mantener la paz y la estabilidad.

Para Estados Unidos, que el pasado abril suspendió un acuerdo de asistencia alimentaria a Corea del Norte por un fallido intento de lanzar un cohete similar al de hoy, esta última “grave provocación” de Pyongyang es una amenaza para la seguridad regional.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Tommy Vietor, tildó de “irresponsable” al régimen de Kim Jong-un y apostó por enviarle “un mensaje claro” con las medidas apropiadas desde la comunidad internacional.

A las críticas se unió el secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-moon, que deploró el “desafío” del país comunista y le pidió que se esfuerce por “construir confianza con sus vecinos mientras da pasos para mejorar la vida de su población”.

La Unión Europea también advirtió de “posibles medidas restrictivas adicionales” para Corea del Norte por la operación, que la jefa de la diplomacia de los Veintisiete, Catherine Ashton, consideró un paso más de Pyongyang para adquirir tecnología de misiles balísticos.

El pasado abril, el Consejo de Seguridad de la ONU ya reforzó sus sanciones contra Corea del Norte con restricciones a tres empresas estatales, como respuesta al fallido lanzamiento efectuado entonces.

El régimen norcoreano asegura que este tipo de operaciones “pacíficas” son legítimas ya que buscan, según dice, desarrollar un programa espacial con supuestos fines científicos.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio