China asegura que mantendrá su política de planificación familiar

01/15/2013 1:21 AM

01/15/2013 5:41 AM

El Gobierno chino aseguró hoy que mantendrá su política de planificación familiar, cuyo pilar es que cada pareja tenga un único hijo, pese a que había planteado posibles cambios por el envejecimiento de la población y otros problemas demográficos.

Así lo aseguró Wang Xia, encargado de la Comisión de Planificación Familiar china, quien añadió que “esta política debe permanecer a largo plazo, con el objetivo principal de mantener una tasa de natalidad baja”, según declaraciones citadas por la agencia oficial Xinhua.

De este modo, se disipa la posibilidad de que, tal y como publicaba el diario oficial chino “China Daily” a finales de noviembre, se implanten cambios en el control del número de hijos por familia, como ampliar los criterios para permitir que las parejas residentes en áreas urbanas puedan tener un segundo hijo.

En la actualidad, en las ciudades sólo aquellas parejas en las que ambos miembros son hijos únicos están autorizados a tener dos niños. En el ámbito rural, se permite tener un segundo hijo si la primogénita es niña.

Lejos de flexibilizar la normativa, las autoridades informaron hoy de que expandirán los servicios de control de embarazos por todo el país y facilitarán el acceso a los mismos a las emigrantes, apuntó Wang.

Según el funcionario, estos servicios están ahora disponibles en alrededor del sesenta por ciento de las áreas rurales, por lo que cubren al 80 por ciento de la población.

El control de los embarazos es un tema espinoso en China, y, aunque la ley del país no especifica la frecuencia de las pruebas para determinar si una mujer está encinta, en algunas zonas éstas se realizan al menos una vez por trimestre.

Es lo que sucede en el área de Shangluo, en la provincia nororiental de Shaanxi, donde desde la pasada semana las funcionarias tendrán que someterse a este control trimestral por orden de las autoridades locales de planificación familiar, según informó entonces el diario oficialista “Global Times”.

Conocidos activistas, como el disidente ciego Chen Guangcheng -quien reside en EEUU desde que huyó de su arresto domiciliario al noreste de China el pasado año-, han denunciado con insistencia los abortos y las esterilizaciones forzosas que se practican en la potencia asiática para asegurar el control de la natalidad.

La política del hijo único, muy impopular en el país, se instauró a finales de 1970 para frenar la superpoblación del gigante y, según las estadísticas gubernamentales, ha logrado parar el crecimiento demográfico anual de los 1,35 millones de nuevos habitantes por año en 1980 a los 630,000 actuales.

El índice de fertilidad chino -la media del número de hijos por mujer- se encuentra ahora en el 1.7 por ciento, por debajo del 2,1 por ciento que se considera necesario para mantener el nivel de población.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio