El cólera, una enfermedad potencialmente fulminante y plaga de los pobres

01/15/2013 12:46 PM

01/15/2013 11:23 PM

El cólera, que por primera vez en 100 años ha aparecido en La Habana, es una enfermedad altamente contagiosa que puede matar en algunas horas, pero que sigue siendo ante todo la plaga de los más pobres, además de una señal de miseria y subdesarrollo.

Originaria de Asia, la enfermedad se extendió a partir del siglo XIX a Europa, África y América. Además, persiste en un estado latente en un centenar de países.

Medidas de higiene sumamente estrictas, así como el suministro de agua potable, se presentan en la práctica como los mejores medios para frenar, más o menos rápidamente, la progresión de la epidemia.

La propagación del cólera se ve favorecida por los movimientos de población, los fallos o ausencia de redes sanitarias (falta de agua potable, desagües, letrinas), la mala higiene (tanto de manos como de alimentos) y una inadecuada atención a los infectados.

Este tipo de condiciones suelen aparecer tras catástrofes naturales, como ocurrió después el seísmo que azotó a Haití el 12 de enero de 2010 y que dejó a decenas de miles de personas sin techo, sobreviviendo en campamentos improvisados y sin acondicionar.

El agente del cólera, el Vibrion cholerae, es una bacteria minúscula en forma de coma que se transmite por vía digestiva, por la ingestión de agua, de bebidas o de alimentos contaminados por deyecciones coléricas, a través de manos sucias o de material contaminado.

Tras una corta incubación, de dos a cinco días, la enfermedad comienza brutalmente con violentas diarreas que deshidratan al organismo. Si no se proporcionan los cuidados inmediatos, que implican, en primer lugar, una rehidratación, esta pérdida gravísima de líquidos (un enfermo puede perder el 10% de su peso en cuatro horas) es frecuentemente mortal.

Por otro lado, la eficacia de las vacunas disponibles está lejos de ser absoluta y no exime de respetar las extremas medidas higiénicas. La batalla contra una epidemia de estas características pasa también por la criba y separación de los enfermos para poder poner en marcha verdaderos cordones sanitarios y tratar de frenar así la propagación de la cepa de región a región e, incluso, de país a país.

La cantidad de casos de cólera registrados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no deja de aumentar, con de entre 3 a 5 millones de casos por año y de 100.000 a 120.000 muertes, según datos de 2010.

Entre 2004 y 2008, el aumento de los casos fue del 24% en relación al periodo 2000-2004, según la OMS.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio