Contratista de Hialeah llega a acuerdo con obreros sobre pagos atrasados

01/22/2013 3:40 AM

01/22/2013 10:23 AM

Una empresa que construye un edificio municipal para ancianos de bajos recursos en Hialeah llegó a un acuerdo con un grupo de obreros que había denunciado ante las autoridades de ese municipio el incumplimiento del pago de horas extras.

El dueño de MVP Builders, Arturo Marrero, dijo el lunes que su compañía acordó un arreglo de pagos con los obreros que hace dos semanas hicieron la denuncia.

“Después de una investigación a fondo sobre el tema encontramos una discrepancia menor en relación al tipo de labor que realizaban unos cuantos empleados”, dijo Marrero en un correo electrónico enviado a El Nuevo Herald. “Aunque yo hubiera preferido que ellos discutieran el asunto directamente con nuestra gerencia, estoy convencido de que el error se corrigió de inmediato para satisfacción de todos los implicados”.

El martes 8 de enero, apenas hecha la queja, el director del Departamento de Construcción y Mantenimiento de la Ciudad de Hialeah, Vicente Rodríguez, informó que esa municipalidad había congelado temporalmente los pagos a MVP Builders.

La empresa con sede en Davie, Broward, había sido contratada para construir la estructura de un edificio de 35 apartamentos en la calle 33 del este, frente al hipódromo Hialeah Park.

El edificio de seis pisos tiene un costo de $3.5 millones es uno de los proyectos municipales que promueve la administración del alcalde Carlos Hernández, y el cual se estima será inaugurado en septiembre próximo.

Cruz Flores, un obrero hondureño de 38 años, indicó que debido a la denuncia hecha ante las autoridades, la empresa contratista se vio comprometida a hacer un arreglo de pago para cumplir con lo adeudado.

“Nos fuimos a quejar porque no nos estaban cumpliendo”, dijo Flores. “Después de eso nos hicieron caso y llegaron a un acuerdo con nosotros”.

Flores y otros cinco obreros dijeron a El Nuevo Herald que los supervisores de la obra les habían advertido que, si recibían la visita de algún inspector municipal, debían declarar que trabajaban 40 horas a la semana y no 60 como lo habían venido haciendo desde hace dos meses “para evitar el pago de horas extras”.

“Nos han estado estafando”, dijo Elvin Penha, cuando acudió a quejarse ante las autoridades de la Ciudad de Hialeah. “Esto no es justo, no nos están pagando lo que realmente nos toca”.

Otro de los obreros, Elvin Peña, de 38 años, indicó que por las 60 horas trabajadas recibían un pago de $1,050 a la semana.

“Nosotros no sabemos lo que la Ciudad de Hialeah le da a la compañía”, dijo Peña. “Nosotros no sabemos si nos pagan lo que verdaderamente nos corresponde. Eso no debería ser así”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio