EEUU responde con sanciones a las declaraciones de Corea del Norte

01/24/2013 5:43 PM

01/25/2013 12:20 AM

Estados Unidos denunció este jueves a Corea del Norte por amenazar con realizar una tercera prueba nuclear e impuso nuevas sanciones, en un temprano movimiento decisivo del segundo gobierno del presidente Barack Obama.

El país reaccionó así a la respuesta anunciada por Corea del Norte que anunció este jueves su intención de llevar a cabo un nuevo ensayo nuclear, en un desafío a Estados Unidos, su “peor enemigo”, y a las sanciones de la ONU tras el lanzamiento en diciembre de un cohete considerado por Washington como un misil balístico.

La ONU, por su parte, reaccionó pidiendo a la comunidad internacional “presionar” a Corea del Norte para evitar que realice un nuevo ensayo nuclear.

“La comunidad internacional tiene que hacer presión sobre los norcoreanos, y Corea del Norte debe comprender que sólo el diálogo ayudará a disminuir la tensión en la península”, dijo el portavoz adjunto del secretario general de la ONU, Eduardo del Buey.

“Cualquier amenaza de nuclearización va en contra de las resoluciones del Consejo de Seguridad”, agregó.

Estados Unidos procedió a agregar a tres personas físicas o jurídicas con sede en China a su lista negra de entidades o personas a las que se acusa de contribuir al presunto programa de armas nucleares de Corea del Norte.

Estas personas son dos norcoreanos que trabajan en Pekín para un banco de Corea del Norte y una compañía registrada en Hong Kong (Leader International Trading Limited), indicó el Departamento del Tesoro en una declaración.

Su inclusión en la lista negra implica la congelación de los activos que tengan en Estados Unidos y vuelve pasible de enjuiciamiento penal a cualquier ciudadano estadounidense que comercie con ellos, añadió el Tesoro en un comunicado.

El gobierno de Estados Unidos precisó que estas medidas se derivan de la aplicación de la Resolución 2087 del Consejo de Seguridad de la ONU, que impuso el martes una ampliación de las sanciones a Corea del Norte, en condena a su prueba nuclear del 12 de diciembre.

Corea del Norte se había mostrado poco antes decidida a continuar los ensayos. “Los satélites y los cohetes de largo alcance que seguiremos lanzando y el ensayo nuclear de alto nivel que vamos a llevar a cabo están dirigidos a nuestro peor enemigo, Estados Unidos”, anunció la comisión de defensa nacional norcoreana en un mensaje difundido por la agencia oficial de prensa KCNA.

“Las diferencias con Estados Unidos se arreglan por la fuerza, no con palabras”, añadió la comisión.

El texto, titulado “Empezar una confrontación total para salvaguardar la soberanía de la nación y del pueblo”, no indica la fecha en la que se llevaría a cabo el ensayo.

El anuncio fue condenado por Estados Unidos como una “provocación innecesaria”.

“La declaración de Corea del Norte es una provocación innecesaria”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, y agregó que una nueva prueba nuclear sería una violación significativa de las sanciones de la ONU y aislaría aún más a Pyongyang.

El comunicado norcoreano tampoco aclara el sentido del término “alto nivel”, pero podría indicar que Corea del Norte quiere hacer estallar una bomba de uranio y no una bomba de plutonio, como en ensayos anteriores.

Si se llevara a cabo un nuevo ensayo nuclear sería el tercero después de los de 2006 y 2009, que ya le valieron a Corea del Norte una serie de sanciones.

Corea del Sur lamentó “profundamente” el anuncio del ensayo y pidió a su vecino del norte que escuche las advertencias de la comunidad internacional.

“El gobierno pide formalmente a Corea del Norte que tome en cuenta las advertencias constantes de la comunidad internacional y renuncie a cualquier acto de provocación, incluyendo ensayos nucleares”, declaró un portavoz de la diplomacia surcoreana.

El Consejo de la Seguridad de la ONU, empujado por Estados Unidos, Corea del sur y Japón y con el voto de China, aprobó el martes una resolución que amplía las sanciones contra Corea del Norte por el lanzamiento de un cohete el 12 de diciembre, infringiendo sus anteriores resoluciones.

China terminó votando el texto tras largas negociaciones con Estados Unidos y consiguió que sólo se ampliaran las sanciones existentes pero no hubiera otras nuevas.

El gigante asiático, principal aliado de Corea del Norte, pidió este jueves calma a todas las partes implicadas.

“Esperamos que todas las partes implicadas conservarán la calma, serán comedidas en sus palabras y sus acciones y tomarán en cuenta los intereses a largo plazo”, dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hong Lei.

Por su parte Corea del Norte recordó su rechazo categórico a “todas las resoluciones ilegales y pérfidas adoptadas por el Consejo de Seguridad”, según el texto de la comisión de defensa.

Según la agencia de prensa surcoreana Yonhap, que cita los servicios de inteligencia surcoreanos, Pyongyang terminó los preparativos técnicos para el ensayo que podría llevarse a cabo en los próximos días.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio