Un elefante coreano imita el habla humana

11/02/2012 5:59 AM

11/02/2012 9:42 AM

YONGIN, Corea del Sur - Un elefante de un un zoo de Corea del Sur aprendió a imitar el habla humana y posee un vocabulario de varias palabras, informaron este viernes investigadores. 

Koshik, un elefante asiático macho del zoo Everland de Yongin, una ciudad al sur de Seúl, saluda a los periodistas “diciéndoles” choah (bueno) y nuo (acostarse).

También puede reproducir los sonidos annyong (él), anja (sentarse) y aniya (no), según un equipo de científicos de Corea del Sur y Europa que estudia su vocalización. 

Los elefantes no pueden utilizar sus labios para emitir sonidos como lo hacen los humanos, ya que sus labios superiores están unidos a su nariz para formar la trompa. 

Pero Koshik pronuncia palabras enrollando su trompa y colocándola dentro de la boca. Después, sitúa la punta de la trompa sobre su lengua o en el paladar para crear diferentes sonidos. 

Los investigadores no están completamente seguros de cómo Koshik adquirió esta habilidad, pero creen que pudo aprender las palabras de su entrenador Kim Jong-Gap. 

“El único contacto social que estableció Koshik fue con su entrenador y creemos que aprendió e imitó las palabras para establecer lazos y confianza con Kim”, dijo Oh Suk-Hun, un veterinario de Everland y coautor de la investigación. 

Aunque el elefante puede escuchar e imitar las palabras, los investigadores todavía estudian si puede entenderlas, dijo. 

El zoo Everland llevó a cabo su investigación junto con científicos de la Universidad de Viena en Austria y de la Universidad de Jena, en Alemania. 

Koshik nació en 1990 en un zoo estatal de Seúl y fue trasladado tres años después a Everland, a 49 kilómetros al sur, a una zona del mayor parque temático de Corea del Sur.  

“Koshik es como mi bebé porque le entrené desde que llegó aquí”, dijo Kim a la AFP. 

“Dormí en un saco de dormir cerca de Koshik durante un mes cuando comencé a entrenarle y creo que por eso nos unimos tanto, hasta el punto de que él comenzó a imitar mi voz”, dijo su entrenador de 19 años. 

“Nunca pensé que un animal, especialmente un elefante, pudiera imitar sonidos humanos, por lo que me sorprendió y me emocionó ver a Koshik ‘hablar'”, añadió. 

Los elefantes son mamíferos muy sociables que en la vida salvaje viven en grupos y utilizan sonidos de baja frecuencia para mantenerse en contacto a través de grandes distancias. 

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio