Estudiante de Miami usa perros de policía y cocaína en experimento escolar

01/29/2013 1:45 AM

01/29/2013 4:02 PM

Una onza de cocaína puede producir tanto como $1,300 en las calles de Miami, o una sentencia obligatoria a prisión de tres años en una corte criminal.

O puede ayudar a una alumna de cuarto grado a ganar el primer lugar en la feria de ciencias en la Academia Preparatoria Coral Gables.

En realidad, el proyecto “Perros que olfatean drogas” de Emma Bartelt le hizo obtener un lugar en la Feria de Ciencias de las Escuelas Primarias Públicas del Condado Miami-Dade, junto con experimentos que exploran la vida de las baterías de marca y cómo hacer plástico de la leche.

Emma, a quien se premió el sábado con una mención honorable, no lo hubiera podido lograr sin la ayuda de la Oficina de Narcóticos de la Policía de Miami-Dade, que le suministró tres canes detectores de narcóticos y 28 gramos de cocaína en polvo para su experimento.

“El propósito de esta investigación científica fue encontrar qué perro hallaría más rápido la cocaína con el uso de su sentido del olfato”, escribió Emma, de 10 años de edad, en su resumen.

Para llevar a cabo su experimento, Emma recibió la ayuda de su padre, el detective Douglas Bartelt; el detective William Pedraja y la sargento Samantha Machado, de acuerdo con los reconocimientos de la autora. Ellos suministraron los perros: Roger, un springer spaniel; Levi, un golden retriever; y Franky, un labrador chocolate retirado cuya inclinación por olfatear casas con cultivos de marihuana es el centro de un caso pendiente de la Cuarta Enmienda en la Corte Suprema de EEUU.

Ellos también suministraron la cocaína, que no está específicamente prohibida como material por las reglas de la feria de ciencias del distrito, de acuerdo con un portavoz del distrito.

He aquí cómo se llevó a cabo el proyecto:

Colóquese los guantes plásticos. Coloque 28 gramos de cocaína en una caja de metal y esconda la caja dentro de la “Habitación A”. Suelte al can dentro de la habitación y comience a medir el tiempo. Termine de medir el tiempo cuando el can encuentre la caja. Traslade la caja a la “Habitación B”. Repita.

“Fue una especie de idea mía, porque quería hacer el trabajo de mi papá”, dijo el sábado Emma, quien tenía puesta una cinta azul sujetada a un vestido blanco y agarraba bajo su brazo una tabla con el proyecto.

Michelle Bartelt, la madre de Emma, dijo que el experimento se llevó a cabo en las instalaciones de la policía y bajo constante supervisión. Agregó que su hija no tocó la cocaína, y que ella nunca tuvo preocupaciones sobre el experimento.

“El manejó las drogas”, dijo Bartelt de su esposo. “El es siempre muy meticuloso sobre cómo maneja las drogas”.

El detective Bartelt estaba el lunes fuera de la ciudad en un ejercicio de entrenamiento y no pudo responder a preguntas, de acuerdo con la detective Aida Fina-Milián, una portavoz de la policía de Miami-Dade. Fina-Milián dijo que la cocaína que se usó en el experimento era una ayuda de entrenamiento que se usa por el departamento de manejadores de canes.

En una declaración, John Schuster, portavoz del distrito escolar, dijo que el proyecto “se integra bien con los principios de investigación descritos en el manual” para proyectos de ciencia.

“El proyecto de ciencias de la estudiante involucra una serie de circunstancias muy inusuales, incluyendo tener a un padre que es un detective de la policía bien respetado con experiencia en entrenar perros que pueden olfatear sustancias ilegales. Por lo que sabemos, el padre fue la única persona involucrada en trabajar directamente con los perros y las sustancias escondidas, lo cual se llevo a cabo en una instalación de entrenamiento de la policía”.

Emma, agregó Schuster, documentó la búsqueda.

¿Qué aprendió Emma del experimento, que mostró que Franky, aunque retirado, puede aún olfatear una onza de cocaína en un tiempo medio de 43 segundos?

“El esfuerzo tiene su recompensa”.

Siga a @NewsbySmiley en Twitter.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio