El Congreso y la Casa Blanca logran acuerdo sobre el estímulo

02/12/2009 7:16 AM

02/12/2009 12:07 PM

Actuando a la velocidad de la luz, el Congreso controlado por los demócratas y la Casa Blanca llegaron el miércoles a un acuerdo sobre un plan de estímulo económico por $790,000 millones, concebido para crear millones de empleos en una nación que sufre una dura recesión. El presidente Barack Obama podría firmar la medida en los próximos días.

"Más de un tercio de este proyecto está dedicado a proveer alivio impositivo a las familias de clase media, al recortar los impuestos a un 95 por ciento de los trabajadores estadounidenses'', afirmó el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, durante una conferencia de prensa en el Capitolio, donde se le unieron moderados de ambos partidos cuyo respaldo es esencial para lograr la aprobación final de la medida.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata por California y compañera de Reid en las negociaciones que se prolongaron más de 24 horas, inicialmente se negó a aprobar el plan por más de dos horas en una disputa sobre los fondos federales para la construcción de escuelas. Según dijo, el retraso valió la pena. "Tuvimos que asegurarnos de que la inversión en la educación'' estuviera en el proyecto.

Obama, quien hizo una enérgica campaña por la medida, dio la bienvenida al acuerdo que, según dijo, "salvará o creará más de 3.5 millones de empleos y volverá a encarrilar nuestra economía''.

La senadora republicana Susan Collins estimó el costo del plan en $789,000 millones sin contabilizar los intereses, inferior a lo aprobado anteriormente por ambas cámaras. La medida incluye dinero para las víctimas de la recesión, para los estados en situación de iliquidez y créditos fiscales para personas y empresas.

"El punto medio al que hemos llegado crea más empleos que la versión original del Senado y cuesta menos que la versión original de la Cámara de Representantes'', agregó Reid.

Las víctimas de la recesión recibirán ayuda mediante la prolongación de los beneficios por seguro de desempleo, cupones para alimentos y otras prestaciones sociales, así como un seguro médico y miles de millones de dólares para estados que se verán obligados a reducir sus propios programas sociales y presupuestos.

Otra provisión garantiza un solo pago de $250 a millones de beneficiarios del Seguro Social, el Seguro Social Suplementario, pensiones de veteranos y pensiones por incapacidad, indicaron funcionarios.

Igualmente han prevalecido los reintegros fiscales solicitados por Obama, que beneficiarán a millones de personas que por sus bajos ingresos o nulos no pagan impuestos sobre las rentas.

El Presidente también obtuvo fondos para otras dos prioridades de su gobierno: tecnología informática en el cuidado médico, y los "empleos verdes'' para hacer los edificios más eficientes en el consumo de energía y reducir la dependencia del petróleo extranjero.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio