Controversial firma republicana para registrar votantes fue cuestionada en otros estados

10/03/2012 12:57 AM

10/08/2013 10:38 AM

Nathan Sproul no era un desconocido ni mucho menos cuando su firma, Strategic Allied Consulting, fue contratada durante el verano para registrar votantes para el Partido Republicano.

En el 2004, empleados de sus firmas anteriores fueron acusados de una amplia variedad de infracciones: destruir los formularios de registración para el voto de demócratas, engañar a estudiantes universitarios para registrarlos como republicanos, así como negarse a registrar a demócratas o independientes. Nevada, Oregon y Arizona abrieron investigaciones pero las cerraron sin presentar acusaciones en contra de nadie.

El martes emergieron nuevos detalles acerca de que Strategic Allied Consulting conocía los problemas en la Florida antes de que se reportaran en lo que es ahora un posible caso de registración fraudulenta de votantes en una docena de condados.

Demócratas de alto rango están diciendo que el Partido Republicano debió haberlo pensado mejor.

“Tengo graves preocupaciones no sólo sobre la decisión del Comité Nacional Republicano (RNC) de contratar a esta compañía, sino también sobre lo que supuestamente ha hecho la misma”, dijo el representante federal Elijah E. Cummings de Maryland en una declaración a The Herald/Times. “Por el contrario de lo que debe ser una política de ‘cero tolerancia’, parece que el RNC sabía exactamente lo que hacía cuando contrató a esta compañía como la única que utiliza para este tipo de trabajo en todo el país.”

Cummings, el demócrata de más alto rango en la Supervisión y Reforma Gubernamental, está pidiendo que Sproul se preste a una entrevista el 12 de octubre y entregue copias de su correspondencia con republicanos estatales y nacionales. La firma de Sproul fue la única que contrató el RNC para registrar votantes en siete estados indecisos, y le pagaron $3 millones.

Sproul, de 40 años, y sus asociados afirman que los demócratas van a criticar su labor de todos modos. El dijo que ellos han registrado a 500,000 votantes desde el 2004.

Pero los republicanos tampoco lo están apoyando. Los partidos republicanos estatales de Florida, Carolina del Norte, Colorado y Virginia despidieron a la firma el 25 de septiembre, y el Partido Republicano de la Florida (RPOF) presentó la semana pasada una acusación de fraude electoral que ahora es parte de una investigación criminal por parte del Departamento de Policía de la Florida.

Hasta este verano, el RPOF dirigió un programa interno de registración de votantes que usaba a empleados pagados para recoger las registraciones. La meta del RNC era un esfuerzo nacional de registración de votantes centrado en estados clave como la Florida.

El RNC ya tenía un acuerdo con Strategic Allied Consulting, de modo que el partido estatal afirma que siguió el ejemplo del partido nacional.

Representantes de la compañía han dicho que ellos habían mantenido informados a los republicanos de la Florida una vez que les alertaron de la existencia de formularios de registración cuestionables en el condado Palm Beach, y que despidieron al empleado responsable el 18 de septiembre. Los republicanos dijeron que ellos no se enteraron de los formularios defectuosos hasta una semana después, cuando se los dijo un reportero del Palm Beach Post.

Pero Cheryl Johnson, directora de registración de votantes del Condado Lee, dijo el martes a The Herald/Times que ella había notado varios formularios extraños que habían entrado antes, el 28 de agosto. Parecía que alguien había marcado “republicano” en una serie de casillas de registración de partido que no se correspondían con el resto de los formularios. Cuatro de los formularios parecían haber sido llenados por la misma persona.

Johnson llamó a la persona que los entregó, una empleada de Strategic Allied Consulting llamada Danielle Alvarez. El 6 de septiembre — 12 días antes de enterarse de lo ocurrido con los formularios del condado Palm Beach — Johnson se reunió con Alvarez y un hombre que dijo que pertenecía al Partido Republicano de la Florida.

“Ellos dijeron estar estupefactos”, dijo Johnson. “Me dijeron que habían despedido a alguien, y que no volvería a pasar”.

Johnson dijo que ellos sacaron copias a los formularios cuestionables y prometieron que volverían a llamar. Eso fue lo último que Johnson supo de ellos, dijo.

Fred Petti, abogado de Strategic Allied Consulting, no mencionó el problema del condado Lee a The Herald/Times la semana pasada cuando se supo la noticia.

Durante una entrevista telefónica hecha el viernes, mientras explicaba que un empleado era responsable de los formularios defectuosos en el condado Palm Beach, dijo que él no sabía nada de que hubiera informes de problemas en otros condados.

“Esta es la única persona que hemos despedido por esto”, dijo Petti, refiriéndose al empleado de Palm Beach. “Lo único que hemos visto son los formularios en Palm Beach”.

Al preguntársele el martes sobre el condado Lee, sin embargo, Petti pidió disculpas.

“Lo siento”, dijo Petti. “Yo estaba ese día corriendo de un lado para otro como un loco. Si dije algo que no fue exacto, no lo hice intencionalmente. Yo estaba muy centrado en el condado Palm Beach. Yo no estaba tratando de ocultarles nada deliberadamente”.

No se sabe la extensión del problema en la Florida. David Leibowitz, portavoz de Strategic Allied Consulting, dijo que otros muchos miles de registraciones presentados por la firma son legítimos.

Pero eso supone una crisis para Sproul, oriundo de Tempe, Arizona, quien además es propietario de Lincoln Strategy Group, el cual recibió alrededor de $70,000 de parte del grupo “Romney for President Inc.”

Luego de graduarse en 1994 del Pillsbury Baptist Bible College en Minnesota, Sproul fue a Washington a trabajar como pasante del entonces representante federal Jon Kyl de Arizona. Luego, se hizo director de la rama de Arizona de la Coalición Cristiana, y más tarde director ejecutivo del Partido Republicano de Arizona. En el 2002, fundó su propia firma de consultoría, Sproul & Associates.

Durante las elecciones del 2004, cuando el RNC le pagó $7.9 millones, Sproul ganó atención a nivel nacional.

En Oregon, un reportero de televisión entrevistó a un representante electoral que trabajaba para una de las firmas de Sproul, quien dijo que él desechaba las registraciones demócratas. En Nevada, un empleado descontento dijo a CBS News y otras emisoras que su supervisor rompía y tiraba a la basura las registraciones demócratas. En Pennsylvania, estudiantes de varias universidades se quejaron de que los habían engañado al pedirles firmas para causas tales como la legalización la marihuana medicinal, tarifas de seguro más bajas y leyes más estrictas contra las violaciones, y que luego los presionaban para que se registraran como republicanos o sus firmas serían invalidadas.

Estudiantes de la Universidad de South Florida se quejaron en el 2004 de ardides similares, pero esa petición de firmas estaba vinculada con una firma diferente, la cual también estaba trabajando con los republicanos.

Directivos de Strategic Allied Consulting señalan que Sproul nunca fue acusado de delito alguno. Leibowitz dijo que él espera que esta vez el resultado sea parecido.

“Había un par de miles de contratistas haciendo esto en toda la Florida”, dijo. “Era inevitable que hubiera algunos problemas. Estoy de acuerdo en que las alegaciones siguen apareciendo. Pero, en esencia, las conclusiones son infundadas”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio