Hillary Clinton se recupera de conmoción cerebral tras desmayo

12/15/2012 12:37 PM

12/16/2012 12:08 AM

La secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton se recupera en su casa tras sufrir una conmoción cerebral luego de un desmayo, dijo este sábado un portavoz.

“Mientras sufría de un virus estomacal, la secretaria Clinton se deshidrató y se desmayó, causándole una conmoción cerebral”, dijo su asesor Philippe Reines en un comunicado.

“Se ha estado recuperando en su casa y será monitoreada regularmente por sus médicos”, agregó. Por recomendación médica, “seguirá trabajando desde su casa la semana que viene, permaneciendo regularmente en contacto con el Departamento (de Estado) y otros funcionarios”, agregó.

Reines indicó que Clinton “debe estar de vuelta en su oficina rápidamente”.

La noticia llegó justo cuando se esperaba que Clinton, de 65 años, testificara el jueves ante legisladores estadounidenses sobre los resultados de una muy esperada investigación sobre el ataque registrado contra el consulado de Estados Unidos en Bengasi, Libia.

Los congresistas republicanos querían interrogarla acerca de las medidas de seguridad adoptadas por el Departamento de Estado para proteger el consulado antes del ataque en el cual murió el embajador en Libia y otros tres funcionarios estadounidenses.

Clinton ya había dicho que asumía “total responsabilidad” sobre los incidentes y que el gobierno es el primer interesado en esclarecerlo.

La legisladora Ileana Ros-Lehtinen, presidenta del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes, le deseó a Clinton una rápida recuperación aunque lamentó que no pueda comparecer en breve por el ataque en Libia.

“Es, de cualquier forma, desafortunado que la secretaria Clinton esté imposibilitada de prestar testimonio la próxima semanaen la investigación sobre el ataque terrorista que mató a cuatro estadounidenses y dejó a otros heridos”, acotó Ros-Lehtinen.

También el quebranto de salud se da cuando hay programadas una serie de fiestas de Navidad en el calendario del Departamento de Estado que Clinton tenía previsto acoger la próxima semana.

Clinton había dicho a mediados de octubre que “asumía la responsabilidad” por su gestión y las consecuencias del ataque.

La ira republicana por los hechos en Bengasi tuvieron un alto costo para la representante de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, quien detentaba esperanzas de ser la sucesora de Clinton. Pero el pasado jueves le pidió al presidente Obama que retire su nombre de la lista de candidatos considerados para el puesto, ya que era muy resistida por legisladores republicanos.

Rice había aparecido en programas televisivos al día siguiente del ataque en Bengasi diciendo que, de acuerdo con la información disponible, se trató de una “espontánea” manifestación de libios y no un ataque orquestado por militantes islamistas.

Clinton, una incansable jefa de la diplomacia estadounidense, se vio obligada a cancelar un viaje al norte de África la semana pasada después de que contrajera el virus estomacal a su regreso de una visita de cinco días a Europa.

Clinton, exprimera dama y esposa del expresidente Bill Clinton, es el miembro más popular del gabinete del presidente Barack Obama, con índices de aprobación superiores al 60%.

A pesar de que anunció su intención de dejar el cargo a principios del próximo año, Obama aún no ha revelado quien la reemplazará.

Muchos creen que Clinton tendrá una segunda oportunidad de ser elegida la primera mujer presidenta de Estados Unidos en la carrera electoral hacia la Casa Blanca de 2016. Sin embargo, esta semana volvió a negar ese objetivo y subrayó que quería descansar tras estar dos décadas bajo la mirada pública, aunque admitió que su edad no era impedimento en caso de tener esa aspiración.

“Yo soy, por suerte, toco madera, no sólo saludable, sino que tengo una resistencia increíble y la energía” necesaria, dijo a la cadena ABC.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio