Maduro acusa a EEUU de liderar el derrocamiento de su gobierno

03/15/2014 12:00 AM

03/15/2014 8:12 AM

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó este viernes al Gobierno de Estados Unidos de asumir el liderazgo del derrocamiento del Ejecutivo venezolano y le acusó de ser “rehén” de la derecha de Miami.

“Estados Unidos ha asumido el liderazgo abierto del derrocamiento del Gobierno de Venezuela, así es, el Gobierno de EEUU en este momento es rehén de las políticas del lobby republicano y de los lobbys de derecha de Miami”, dijo Maduro en una conferencia de prensa.

Maduro aseguró que su Gobierno está “terminando de apagar este criminal golpe de Estado”, como llama a las protestas violentas contra su gestión, y acusó a Washington de que “cada mensaje que lanza es para avivar la llama de lo que se extingue”.

Señaló que es “evidente” la participación de Estados Unidos porque “hay un desbocamiento de declaraciones de amenazas de sanciones de amenazas de intervención, ha habido lobby como no se veía desde hace no sé cuanto tiempo”.

“Están llevando al presidente Obama a un abismo y se va a estrellar contra Venezuela y va a terminar de aislarse de toda América Latina y el Caribe”, añadió, insistiendo en sus deseos en que el presidente estadounidense se parezca más a Jimmy Carter que a Richard Nixon.

“El Gobierno del presidente Obama no puede dejarse llevar a posiciones extremistas del lobby miamero”, agregó, señalando directamente a los republicanos Marco Rubio e Ileana Ros-Lehtinen.

Aseguró que el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, “pretendió hacer lobby contra Venezuela” en Chile y no lo logró. “Vino por lana y salió trasquilado”, dijo.

“El continente se le ha plantado a EE.UU., no puedo contar aquí secretos de Estado, de cartas, comunicaciones que me ha traído el canciller (Elías Jaua) de presidentes y presidentas de todo el continente”, manifestó Maduro.

“No puedo contar secretos de Estado de presidentes de grandes potencias pero el mundo se le ha plantado a EEUU para decirle: con Venezuela no se meta, a Venezuela se respeta”, añadió.

Maduro rechazó que se haya querido pintar las protestas como una suerte de “primavera árabe”, algo que en Venezuela, dijo, ocurrió en 1989, cuando se produjo el denominado “Caracazo” y afirmó que si el Gobierno cayera se produciría una enorme inestabilidad.

“Si el Gobierno de Venezuela, nuestra patria fuera desestabilizada y fuera derrocado nuestro Gobierno, vendría el peor periodo de inestabilidad económica, social y política que se haya conocido en dos siglos en América Latina y el Caribe”, señaló.

Mientras tanto, confió en seguir el camino de la diplomacia en las relaciones con Estados Unidos y llamó a Obama a ver a los venezolanos como “amigos y no como enemigos”.

“Que Dios le dé un haz de luz al presidente Obama, en el espíritu del joven que fue en Chicago, que nos vea a los venezolanos como amigos y no como enemigos, y me vea a mí, que quizá pasé circunstancias parecidas a él en los barrios, en las calles, me vea como un hombre que tiene que respetar”, dijo Maduro.

Venezuela sufre una oleada desde hace más de un mes contra las políticas del Gobierno de Maduro que en algunos casos han degenerado en hechos de violencia con un saldo de 28 muertos, más de 350 heridos y más de 1.500 detenidos, en su inmensa mayoría liberados con medidas cautelares.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio