Susan Contreras, en un refugio para víctimas de violencia doméstica en Phoenix, padece de dolores de cabeza y pérdida de memoria a consecuencia de los golpes que le daba en la cabeza una ex pareja.
Susan Contreras, en un refugio para víctimas de violencia doméstica en Phoenix, padece de dolores de cabeza y pérdida de memoria a consecuencia de los golpes que le daba en la cabeza una ex pareja. Beatriz Costa-Lima AP
Susan Contreras, en un refugio para víctimas de violencia doméstica en Phoenix, padece de dolores de cabeza y pérdida de memoria a consecuencia de los golpes que le daba en la cabeza una ex pareja. Beatriz Costa-Lima AP

‘Me pegaba en la cabeza para que no se vieran los golpes’, dice la víctima

04 de septiembre de 2016 3:58 PM