Argentina limita importaciones, entre ellas las de muñecas Barbie

03/09/2011 4:11 PM

03/09/2011 4:13 PM

El gobierno argentino entornó este miércoles la puerta de la aduana para los productos importados, al poner límites a un universo de productos que alcanzó incluso a las famosas muñecas Barbie, un emblemático juguete de cuño estadounidense.

La presidenta Cristina Kirchner aplicará licencias no automáticas (trabas aduaneras) a mercancías textiles de China, a electrodomésticos, autos de lujo y teléfonos celulares, pero en el caso de la blonda muñequilla, la medida es más dura al ser suspendida la empresa comercializadora.

"Incurrió en una falta grave en el ejercicio de su actividad'', dijo el ente recaudador en un comunicado sobre la compañía importadora Mattel que también trae al país a personajes como Barney, los Backyardigans, Max Steel, los autitos Hot Wheels o los de la película Cars, de la dupla Pixar-Disney.

Mattel, que importa en Argentina por 7,5 millones de dólares anuales, es la empresa de juguetes más grande del mundo, con un volumen de negocios en 2010 por 5.800 millones de dólares, pero la industria de la juguetería es una de las mimadas del gobierno de Kirchner.

Sin embargo, la decisión gubernamental no tuvo un origen ideológico contra Barbie, de manera que se diferencia del caso de Venezuela, donde el presidente Hugo Chávez dijo que era "un peligro para la mente'' de las niñas.

"Hay dos objetivos en el gobierno, uno explícito y otro implícito. El explícito es proteger a las industrias locales. El otro es preservar el saldo de la balanza comercial por el incremento de las importaciones justo en un año electoral'', dijo a la AFP Dante Sica, director de la consultora Abeceb.com.

Sólo en enero pasado, el superávit de la balanza de comercio cayó 58%, con una tendencia a la baja sin pausa, tras derrumbarse el saldo positivo de 16.900 millones de dólares, en 2009, a 12.500 millones en 2010.

"Como el superávit comercial es la principal fuente de divisas, además de proteger industrias se trata de tener mayor oferta de dólares y disminuir presión sobre el tipo de cambio, en un año de elecciones presidenciales'', dijo a la AFP Diego Giacomini, analista de la consultora Economía y Regiones.

Pese a algunos reclamos devaluacionistas de exportadores, el Banco Central (autoridad monetaria) regula con mano de hierro un tipo de cambio de 4,06 pesos por dólar, en línea con el deseo de Kirchner de usarlo como ancla antiinflacionaria.

El incremento anual de precios minoristas ronda el 30%, según la mayoría de las consultoras privadas y las provincias, pese a que el desprestigiado índice oficial, sospechado de manipulación, sigue en torno a 10%.

Sin embargo, las licencias no automáticas, que demoran y a veces impiden las importaciones, resultaron atenuadas respecto del plan original, debido a las fuertes demandas de sectores productivos.

"Hay productos con los que están haciendo excepciones como el sector automotor'', comentó Sica, sobre una industria que, junto con la construcción, es una de las locomotoras de una tasa de crecimiento anual de 8% a 9% anual.

Sólo el caso de los autos de la marca Chery, armados en Uruguay en una firma argentina asociada a otra china, puede generar conflicto, así como la barrera a los coches de lujo provocaría una reacción que afecte a mitad de año la tradicional feria 'Salón del Autómovil', según fuentes empresariales.

La batería de medidas del gobierno abarca a 600 posiciones arancelarias y a unos 45.000 productos, según cálculos de la consultora que conduce Sica, aunque Kirchner se ha comprometido a no perjudicar a los socios del Mercosur, como Brasil, Uruguay y Paraguay que hace un tiempo pusieron el grito en el cielo.

"OK, compro el discurso del gobierno de proteger la industria. Pero hay motivos escondidos y es preservar el tipo de cambio. Si tomamos los sectores sensibles, como calzado, motos, electrodomésticos, siderurgia y textiles, lejos de una avalancha importadora, bajaron respecto de 2008'', dijo Giacomini.

El economista dijo que "sólo el 12% de las importaciones son bienes de consumo, en tanto que el 71% son del sector industrial''.

Un aviso de las medidas lo había dado el 24 de febrero Kirchner cuando en un acto con empresarios lanzó el "Plan estratégico Industrial 2020'', que apunta a reducir en un 45% el nivel de importaciones y reducir la desocupación del 7% al 5%.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio