Benissont Joseph, de 28 años, y Jean Wilgens, de 27, son dos inmigrantes haitianos que se colocan junto a una carretera en Colina, Chile, todas las mañanas en espera de que alguien les ofrezca trabajo. Son parte de una ola de jóvenes haitianos que han emigrado a Chile en los últimos meses en busca de trabajo y una mejor vida.
Benissont Joseph, de 28 años, y Jean Wilgens, de 27, son dos inmigrantes haitianos que se colocan junto a una carretera en Colina, Chile, todas las mañanas en espera de que alguien les ofrezca trabajo. Son parte de una ola de jóvenes haitianos que han emigrado a Chile en los últimos meses en busca de trabajo y una mejor vida. Roberto González Vilajuana Especial para el Miami Herald
Benissont Joseph, de 28 años, y Jean Wilgens, de 27, son dos inmigrantes haitianos que se colocan junto a una carretera en Colina, Chile, todas las mañanas en espera de que alguien les ofrezca trabajo. Son parte de una ola de jóvenes haitianos que han emigrado a Chile en los últimos meses en busca de trabajo y una mejor vida. Roberto González Vilajuana Especial para el Miami Herald

Los haitianos apuestan por una vida mejor en Chile. Pero las circunstancias no siempre los favorecen

01 de marzo de 2018 07:00 AM