Boda religiosa del hijo de Carolina de Mónaco y de la colombiana Tatiana Santo Domingo

02/01/2014 3:30 PM

02/01/2014 3:32 PM

- Andrea Casiraghi, el hijo mayor de la princesa Carolina de Mónaco, y la colombiana Tatiana Santo Domingo, se casaron por la iglesia el sábado en la noche en Rougemont, una aldea suiza a unos kilómetros de Gstaad, una estación de deportes de invierno frecuentada por la jet-set internacional.

Vestida con un largo vestido blanco y la cabeza protegida por una capucha, la novia entró de último en la capilla romana de Rougemont, donde la esperaban, bajo la nieve, un centenar de invitados, entre ellos el príncipe Alberto de Mónaco.

Un cordón de seguridad había sido instalado desde comienzos de la tarde para mantener a distancia la nube de fotógrafos y paparazzi, así como a algunos curiosos.

“Vimos de lejos y de espaldas a los invitados, ya que llegaron en camionetas con vidrios oscuros, y era difícil reconocerlos”, declaró un fotógrafo, que reconoció no obstante al príncipe Alberto.

El diseñador Valentino fue apercibido entre los invitados por los reporteros en el lugar.

Policías venidos de Mónaco participaron en el dispositivo de seguridad instalado en torno a la capilla, adornada con miles de flores traídas desde París e iluminada con potentes proyectores.

Después de la ceremonia, celebrada por un sacerdote de Mónaco, los invitados brindarán por los novios durante una cena en Gstaad.

Según la revista Hola, Tatiana, de 30 años, está muy apegada a esta región de los Alpes suizos, ya que pasó los primeros 15 años de su vida en Gstaad, una estación igualmente frecuentada por la familia del príncipe de Mónaco.

Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo se casaron por lo civil el pasado 31 de agosto en Mónaco, y tienen un hijo que nació el 21 de marzo de 2013 en Londres.

El abuelo de Tatiana, Julio Mario Santo Domingo,fallecido en 2011, era uno de los hombres más ricos de Colombia. Fue propietario de grandes empresas en los sectores del transporte aéreo, los medios de comunicación y la telefonía.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio