Indígenas colombianos de la etnia Embera Katio asisten a un funeral del bebé Eustesy, de 4 meses de edad, que murió por causas desconocidas, en Cali, Colombia, el 25 de enero de 2015. Alrededor de 200 indígenas Embera Katío, del municipio de Pueblo Rico, departamento de Risaralda, llegaron a la ciudad de Cali entre 2013 y 2014 huyendo del conflicto armado. Estas 42 familias de donde 123 son niños, viven en condiciones precarias de la pobreza y la salud en una casa en El Calvario, un barrio que está habitado por familias desplazadas, drogadictos y recicladores.
Indígenas colombianos de la etnia Embera Katio asisten a un funeral del bebé Eustesy, de 4 meses de edad, que murió por causas desconocidas, en Cali, Colombia, el 25 de enero de 2015. Alrededor de 200 indígenas Embera Katío, del municipio de Pueblo Rico, departamento de Risaralda, llegaron a la ciudad de Cali entre 2013 y 2014 huyendo del conflicto armado. Estas 42 familias de donde 123 son niños, viven en condiciones precarias de la pobreza y la salud en una casa en El Calvario, un barrio que está habitado por familias desplazadas, drogadictos y recicladores. LUIS ROBAYO AFP/Getty Images
Indígenas colombianos de la etnia Embera Katio asisten a un funeral del bebé Eustesy, de 4 meses de edad, que murió por causas desconocidas, en Cali, Colombia, el 25 de enero de 2015. Alrededor de 200 indígenas Embera Katío, del municipio de Pueblo Rico, departamento de Risaralda, llegaron a la ciudad de Cali entre 2013 y 2014 huyendo del conflicto armado. Estas 42 familias de donde 123 son niños, viven en condiciones precarias de la pobreza y la salud en una casa en El Calvario, un barrio que está habitado por familias desplazadas, drogadictos y recicladores. LUIS ROBAYO AFP/Getty Images

Aldeas Infantiles reclama más atención a niños en diálogos de paz de Colombia

12 de febrero de 2015 2:39 PM