Hugo Chávez advierte a militares contra eventuales planes desestabilizadores

12/11/2012 3:52 AM

10/12/2013 8:23 AM

El presidente venezolano, Hugo Chávez, advirtió al mando militar contra eventuales planes desestabilizadores antes de partir el lunes a Cuba para una nueva operación contra el cáncer, pero se mostró confiado en que deja el país en las “buenas manos” de su cúpula política y militar.

“El enemigo acecha desde fuera y desde dentro y cualquier circunstancia que ellos crean oportuna para lanzarse de nuevo como hienas contra la patria () y entregarla al imperialismo, no la van a desaprovechar”, dijo Chávez en un acto retransmitido en diferido por la televisión oficial VTV.

El mandatario, que partió en la madrugada del lunes a Cuba, donde se someterá a una difícil operación tras sufrir una grave recurrencia de su cáncer, se mostró no obstante seguro de que tanto el pueblo como el ejército protegerían al país.

“Estoy totalmente seguro de que la patria está segura”, señaló Chávez, rodeado de las más altas figuras de su gobierno, entre ellas su vicepresidente, Nicolás Maduro, y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, así como del ejército, en el palacio de Miraflores.

“Sólo les pido una vez más fortalecer la unidad () no ceder a la intriga”, agregó.

Chávez, de 58 años, un ex teniente coronel que a los 17 ingresó en el ejército, suele referirse a presuntos planes desestabilizadores de la oposición y del exterior, e incluso meses antes de las elecciones del 7 de octubre anunció la creación de un “comando especial anti-golpe, cívico-militar”, pues estaba convencido de que la oposición no reconocería su victoria y estaba urdiendo un plan.

“El problema que tiene muchas veces el partido de gobierno es que siempre ven los fantasmas que ellos fueron. Ellos nacen de una revolución, de un golpe de Estado y entonces creen siempre que les puede ocurrir lo mismo”, asegura Raúl Salazar, ex ministro de defensa en los primeros años del gobierno de Chávez (1999-2001).

Golpe de Estado

Chávez ganó el poder en 1998, seis años después de protagonizar en 1992 un fallido golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez. En 2002 sufrió otra intentona que lo sacó brevemente del poder a manos de la cúpula militar, pero lo recuperó gracias a militares leales y a la presión popular.

Pocos meses después, Chávez calificó de plan desestabilizador el paro petrolero que prácticamente paralizó el país. En varias ocasiones ha denunciado intentos de asesinato en su contra.

“El presidente no aporta nada con estas referencias constantes, a las que alude, porque no consigna pruebas nunca en ese sentido. Ya es histórica la percepción del presidente en esta línea”, explica la abogada Rocío San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional.

“El país tiene amenazas mucho más graves, como el aumento de la criminalidad, y también en materia de integridad nacional, con la presencia de grupos armados extranjeros al margen de la ley, llámense guerrilla o paramilitares”, agrega.

Tras el intento de golpe de 2002, la lealtad de la institución castrense se convirtió en una de las mayores obsesiones de Chávez, comandante en jefe de la Fuerza Armada, y por ello se empeñó en ideologizarla.

Así, añadió a la Fuerza Armada Nacional el atributo de “bolivariana”, frente a las críticas de varios sectores, que recuerdan que la constitución deja claro que esta no tiene militancia política.

Aunque a la oposición “le dé un infarto”, la Fuerza Armada es “chavista. Tiene a Chávez en el corazón, en el alma”, proclamó desafiante en ocasión del vigésimo aniversario del fallido golpe.

El domingo, el día después de que Chávez anunciara su recaída en el cáncer y que partía a La Habana para una nueva intervención, el ministro de Defensa, almirante Diego Molero Bellavia, le aseguró en un comunicado que, en su ausencia, los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) garantizarán “con sus vidas la patria socialista conquistada”.

El vicepresidente y canciller Maduro, quien fue declarado sucesor por el mismo Chávez, lloró durante el acto de despedida del líder el lunes y le juró lealtad hasta más allá de la vida.

“Quien tenga que llorar que llore, porque nuestro llanto es la expresión más pura del amor que tenemos por Chávez y por la patria de nuestros hijos”, dijo Maduro en su primer acto tras la salida de Chávez del país y desde que el sábado el propio presidente lo ungió como su sucesor.

“En buenas manos”

Maduro habló después de que el gobernante se trasladó con “optimismo” a La Habana para someterse a una operación “impostergable”, asegurando que dejaba el país y su revolución “en buenas manos”.

A lo largo del fin de semana y del lunes se siguieron repitiendo las expresiones de solidaridad con el presidente venezolano de mandatarios y representantes del continente.

Incluso, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, viajó a La Habana para conocer de la boca de Chávez la situación de su salud.

Los seguidores de Chávez también inundaron las redes con cientos de mensajes de solidaridad a través de la red social Twitter donde se había convocado un “tuitazo” por la salud del mandatario con la etiqueta #ElMundoEstaConChavez.

Mientras tanto desde el opositor partido Primero Justicia, del ex candidato presidencial Henrique Capriles, consideró el lunes que Chávez inauguró el “postchavismo” al plantear la posibilidad de que se convoquen a nuevas elecciones tras la reaparición del cáncer y criticó el manejo “totalmente oscuro” de la enfermedad.

“El propio presidente, en su propia boca, con sus propias palabras () inauguró una nueva era que es el postchavismo”, dijo el coordinador de Primero Justicia, Julio Borges, a la emisora Unión Radio, después de que Chávez anunciara el sábado pasado la reaparición del cáncer, del que no se sabe ni su ubicación ni tipo.

A juicio de Borges, “ahora lo que le toca al país entero, pero principalmente a los que están en el Gobierno, es entender que esta dinámica de estos 14 años de confrontación, de pelea, de división naturalmente llegó a su fin”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio