Maduro se casa con su pareja Cilia Flores en una ceremonia privada

07/17/2013 4:50 AM

07/17/2013 4:51 AM

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se casó ayer con su pareja, Cilia Flores, en una ceremonia privada y oficiada por el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, para llevar a “la legalidad” la relación de hecho que tenían desde hace años.

“Quiero informar que en el día de ayer, 15 de julio, Cilia y yo legalizamos por las leyes de la República lo que ya existía, nos casamos”, indicó Maduro en un acto de Gobierno transmitido por el canal estatal de televisión.

Maduro dijo que Rodríguez, “el casamentero oficial de la revolución”, fue el encargado de oficiar el matrimonio con la “primera combatiente de la República”, como se refiere a Flores huyendo de la fórmula “primera dama”.

“Nosotros estábamos unidos desde nuestra alma con Dios, en Dios y por Dios y con nuestra familia, pero decidimos, una decisión sabia, buena decisión, pasar eso a la legalidad de nuestra Constitución de nuestras leyes”, explicó.

Maduro señaló que con la boda quiere “mandar un mensaje muy claro de fortalecimiento de la familia venezolana”.

“¡Qué bonito construir patria desde el hogar”, señaló.

Flores nacida en el estado Cojedes (centro-oeste) se unió a Maduro, diez años menor que ella, desde los primeros años de militancia chavista, a principios de los 90.

Han sido pareja de hecho sin tener descendencia, aunque ambos tienen hijos de matrimonios anteriores.

Flores ha sido parlamentaria, presidente de la Asamblea Nacional y procurador general de la República, y conoció a Maduro durante la fundación del Movimiento político MBR-200, uno de los primeros organizados por el fallecido presidente Hugo Chávez.

Además, fue parte del equipo de abogados que defendió a Chávez tras el golpe fallido de 1992 contra Carlos Andrés Pérez.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio