La imagen de Mao, que fue objeto de un severo culto a la personalidad, comparte espacio hoy en los mercados de Pekín con la de emperadores y dioses chinos.
La imagen de Mao, que fue objeto de un severo culto a la personalidad, comparte espacio hoy en los mercados de Pekín con la de emperadores y dioses chinos. Ng Han Guan AP
La imagen de Mao, que fue objeto de un severo culto a la personalidad, comparte espacio hoy en los mercados de Pekín con la de emperadores y dioses chinos. Ng Han Guan AP

A 50 años de la Revolución Cultural china, aún faltan disculpas oficiales

03 de junio de 2016 03:00 PM