Ruth Esther ingresa arrodillada hasta la entrada del santuario de la Basílica de la Virgen de la Altagracia en Higüey, República Dominicana, para saldar una promesa. Foto de archivo.
Ruth Esther ingresa arrodillada hasta la entrada del santuario de la Basílica de la Virgen de la Altagracia en Higüey, República Dominicana, para saldar una promesa. Foto de archivo. Orlando Barría EFE
Ruth Esther ingresa arrodillada hasta la entrada del santuario de la Basílica de la Virgen de la Altagracia en Higüey, República Dominicana, para saldar una promesa. Foto de archivo. Orlando Barría EFE

En Miami, palos para la Virgen de la Altagracia

18 de enero de 2017 04:30 PM