Inauguran el primer parque acuático de Miami

05/16/2008 2:58 AM

05/16/2008 8:06 AM

Después de años de demoras, controversias y acusaciones, el Grapeland Water Park de Miami fue inaugurado ayer de forma fabulosa, lleno de hordas de alegres niños en trajes de baño y listos para divertirse en grande.

Junto a los pequeños estaban los felices padres y los políticos locales, aliviados ya por tan larga espera. Sin embargo, los problemas de construcción que plagaron a Grapeland —entre otros, una caótica limpieza ambiental y acusaciones de influencia de cabilderos—, desaparecieron con tanta rapidez como los helados en los barquillos de los chiquillos.

''Terminarlo por fin es lo que más nos preocupaba. Y ya lo logramos'', dijo el alcalde de Miami Manny Díaz a la gran multitud que se congregó en el parque para la ceremonia de cortar la cinta que dejaría inaugurado oficialmente el parque.

La admisión al Grapeland Water Park, el primer parque acuático de la ciudad, será de entre $5 y $10, según la edad del niño y si es residente de la ciudad o no. Sin tener en cuenta la edad, el miércoles, los residentes de Miami, pueden entrar gratuitamente.

El parque, localizado en el 1550 NW 37 Avenue, cuenta con un sinfín de piscinas y canales, entre ellas una canal en forma de tubo que termina en una piscina, y una piscina estilo centro turístico para los adultos, que simula la entrada a una playa. El costo total de la instalación fue de unos $20 millones, dinero que provino de bonos del condado, tarifas de urbanismo y fondos de la Agencia de Deportes y Exhibiciones de Miami.

Los líderes de Miami han pronosticado que la apertura de Grapeland será una gran oportunidad para que las familias se diviertan al aire libre.

La terminación del parque le permite al municipio dejar atrás lo que en ocasiones fue un penoso y engorroso proceso de construcción.

Aunque es el primero de su tipo en Miami, Grapeland no es el único parque acuático en el sur de la Florida. Hay parques similares en Pembroke Pines y Hialeah. Pero, aparte de su modernidad, es el trabajo de arte lo que diferencia a Grapeland de los otros parques.

Miami contrató al artista pop Romero Britto para que añadiera un atractivo visual más llamativo a Grapeland, y sus trabajos exuberantes en vistosísmos colores recorren toda la instalación.

Un escultura de 25 pies de alto, titulada ''La Niña Pirata'' le da la bienvenida a los visitantes a la entrada del parque.

''Todo es estupendo, y muy bonito'', dijo la visitante Ana Treter, que vino desde Pembroke Park. "Todas las esculturas y los colores tan vistosos. Muy lindo''.

Isabel, la hija de cuatro años de Treter, llamó al parque ''cool'', pero no quiso decir más. Estaba demasiado ocupada dándole un fuerte abrazo a su mamá por traerla al lugar.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio