16 de enero de 2018

Estados Unidos depende del oro de América Latina para satisfacer su insaciable demanda de joyas, lingotes y la industria electrónica. Pero gran parte del metal sale de operaciones ilegales de extracción controladas por grupos criminales que usan el oro para lavar las ganancias de sus ventas de cocaína.

Ubicadas en lo profundo de la selva, estas minas usan sustancias químicas peligrosas que envenenan los bosques pluviales y a los mineros que trabajan allí.

Una vez extraído, el oro sucio entra a un sistema que llega directamente a Miami.

Cómo las autoridades desbarataron una operación de $3,600 millones en oro

Inicio
Interactive Preview

Usar oro para lavar el dinero de las drogas

El equipo

Reporteros: Jay Weaver, Nicholas Nehamas, Jim Wyss, Kyra Gurney

Editores: Casey Frank, Amy Driscoll, Curtis Morgan, Eddie Alvarez y Orlando Mellado

Periodistas visuales: Aaron Albright, Justin Azpiazu, Pedro Portal, Jose Iglesias, Matias Ocner, Ayana Morali, Patrick Gleason, Jessica Gilbert y Juan Manuel Barrero Bueno (independiente)

Medios sociales: Noel Gonzalez

Edición de Mesa: Mary Behne

Traducción: Oscar Díaz