Empresario venezolano es sentenciado a 15 meses prisión

12/09/2008 3:01 AM

12/09/2008 8:46 AM

Una jueza de Miami sentenció a 15 meses de prisión al empresario venezolano Carlos Kauffmann quien se declaró culpable de actuar ilegalmente como agente del gobierno de su país en Estados Unidos y se convirtió en uno de los principales testigos contra otro de los acusados, su socio y uno de sus mejores amigos.

Al imponer la pena, la jueza Joan Lenard acogió los argumentos de la fiscalía que calificó de "extremadamente significativa'', "verídica'' y "oportuna'', la colaboración de Kauffmann con el gobierno en un juicio en el que fue condenado su amigo y socio Franklin Durán.

‘‘Fue un testimonio bajo grandes dificultades pues el acusado era su socio por muchos años y eso no impidió que testificara'', afirmó la jueza. "Su colaboración fue sustancial y su testimonio verdadero, completo y preciso'', agregó.

Kauffman admitió durante el juicio haber sido partícipe de una bien organizada red de pagos de sobornos a funcionarios de casi todos los niveles del gobierno de Venezuela y aseguró que Durán se beneficiaba de los privilegios que se derivaban de esa relación.

Tratando de contener su llanto, el empresario, pálido y vestido con el uniforme naranja de la prisión, explicó a la jueza el lunes el drama que ha vivido su familia desde que fue acusado y luego de que decidió colaborar con la fiscalía federal. Sus padres y su hermana, dijo, debieron salir de Venezuela.

"Me siento avergonzado, mi intención no era hacerle daño a este país... pido perdón'', afirmó Kauffmann.

Jack Denaro, abogado del empresario, declaró a El Nuevo Herald que su cliente, quien cumple este mes un año en prisión, podría estar libre a mediados de enero gracias a algunos beneficios carcelarios.

Un coro de elogios formaron el lunes la defensa, la fiscalía y la jueza al evaluar la cooperación del empresario.

Denaro presentó a Kauffman como un corajudo testigo que ayudó a "revelar al mundo la corrupción del gobierno de Venezuela'' al describir pagos "por debajo de la mesa'' que recibieron altos funcionarios venezolanos.

"Fue el denunciante de los tres grandes de Venezuela'', agregó el abogado al referise al presidente Hugo Chávez, al entonces viceministro de Seguridad Ciudadana, Tarek El Aissami, y al director de los servicios de inteligencia DISIP, Henry Rangel Silva, todos implicados por Kauffmann en la operación de encubrimiento del escándalo del hombre de la valija.

El fiscal del caso, Tom Mulvihill, pidió dos años de prisión y dos de probatoria para el empresario en una intervención en la que destacó la importancia de su testimonio en el juicio y su compromiso de contar la verdad, aún con el riesgo de que pudiera ser usada en su contra.

"Su cooperación fue extremadamente significativa, él no ocultó nada, al menos que nosotros sepamos, y nos puso al tanto de asuntos del gobierno de Venezuela que nosotros no sabíamos'', señaló Mulvihill.

El fiscal aclaró que contrario a lo que minutos antes había declarado el abogado defensor en su intervención, el de Durán no fue un juicio contra gobiernos de países extranjeros sino contra un individuo acusado de actuar ilegalmente como agente de Venezuela.

Kauffmann, quien cumplirá 38 años el próximo 30 de diciembre, fue arrestado hace un año en su apartamento de Coconut Grove.

La denuncia criminal lo acusó de conspirar, junto con Durán y otros tres individuos, para mantener en silencio al hombre de la valija, Guido Alejandro Antonini, sobre el origen y destino de unos $800,000 que le fueron confiscados a éste a su arribo a Argentina en agosto del año pasado.

Las mociones presentadas por la defensa en las primeras semanas del proceso reflejaban que Kauffmann y Durán afrontarían el juicio con la misma línea de

defensa, --argumentando que su intervención había sido en aras de la amistad con Antonini--, pero el FBI descubrió que Kauffmann estaba involucrado en un intento de fraude inmigratorio con el que pretendía obtener un visado especial para su esposa en Estados Unidos.

Este revés, que no fue mencionado el lunes por la jueza ni por la fiscalía, fue el verdadero detonante de la cooperación de Kauffmann con el gobierno, según se reveló durante el juicio.

A partir de marzo, Kauffmann se reunión de 40 a 60 horas, según su abogado, con el equipo de la fiscalía y entregó un caudal de información que el gobierno no hubiera conocido si no es por su franqueza, de acuerdo con Mulvihill.

"La información fue verificada'', señaló el fiscal ayer, lo que no descarta que Kauffmann sea citado para colaborar con futuros encausamientos relacionados con sus denuncias de pagos de sobornos y manejos de éstos en cuentas de bancos estadounidenses.

Una vez cumpla con la pena y los dos años de libertad vigilada, Kauffmann no será deportado a Venezuela, según el acuerdo de culpabilidad en virtud del cual el gobierno de EEUU reconoce los riesgos que podría correr su vida si regresa a su país.

Kauffmann está acusado penalmente en Venezuela. Altos funcionarios del gobierno de ese país se han referido a él como "traidor'' y "títere'' de EEUU.

La segunda opción para la deportación de Kauffmann sería Alemania, país del cual también es ciudadano, pero también es inconveniente, según su abogado, por cuanto el gobierno alemán tiene importantes intereses comunes con la industria petrolera de Venezuela, y sería muy probable que lo extraditara.

Con el argumento de que se podría presentar una posible interferencia de poderes, la jueza negó una petición de Denaro para que recomendara a la Oficina de Seguridad Nacional de EEUU que Kauffmann tampoco sea deportado a Alemania.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio