POR EL inconspicuo edificio de ventanas falsas, pintado en estuco rosado y amarillo junto a Camillus House, donde más almuerzos de caridad se ofrecen, pasan millones de llamadas y mensajes  electrónicos de Centro, Sudamérica y el Caribe.
POR EL inconspicuo edificio de ventanas falsas, pintado en estuco rosado y amarillo junto a Camillus House, donde más almuerzos de caridad se ofrecen, pasan millones de llamadas y mensajes electrónicos de Centro, Sudamérica y el Caribe.
POR EL inconspicuo edificio de ventanas falsas, pintado en estuco rosado y amarillo junto a Camillus House, donde más almuerzos de caridad se ofrecen, pasan millones de llamadas y mensajes electrónicos de Centro, Sudamérica y el Caribe.

Un fortín de información al servicio del espionaje de Estados Unidos

18 de enero de 2009 12:53 AM