Frank Bolaños, “quiero ser el alcalde de la educación”

11/24/2012 5:00 AM

11/24/2012 4:38 PM

Como primera medida de gobierno, el candidato Frank Bolaños asegura que, de ganar las elecciones acudirá a la secundaria pública Ronald Reagan, al noroeste de esa ciudad, y se parará en la puerta con el jefe de la policía para llevar un mensaje contundente a la comunidad: proteger a los estudiantes de las drogas.

Bolaños, de 59 años y ex presidente de la Junta Escolar de Miami-Dade, enfatiza que su plan de gobierno municipal priorizará la educación con la asignación de mayores recursos a programas de prevención de drogas en escuelas como Ronald Reagan.

Esa secundaria, calificada con A por el alto rendimiento académico de sus estudiantes, estuvo en el candelero público luego de que varios padres confirmaran la venta y consumo de drogas en las cercanías de la escuela. Incluso en junio, un alumno que poco antes había sido expulsado de esa escuela murió junto con otro joven, ambos presuntamente intoxicados en un pantano cercano a Doral.

“Quiero ser el alcalde de la educación”, dijo Bolaños a El Nuevo Herald el miércoles tras un recorrido por escuelas y vecindarios.

Nacido en La Habana, Bolaños llegó a Miami con apenas 6 años de edad, y estudió en tres primarias públicas porque su padre, Javier Héctor Bolaños Pacheco, debía mudarse en busca de diferentes trabajos.

Desde su adolescencia, Bolaños se ganaba la vida con propinas, echando combustible en una gasolinera en la que trabajaba su padre. En 1959, éste, en su calidad de dirigente del movimiento obrero cubano, huyó con su familia al criticar los inicios de la revolución castrista.

Tras estudiar en el Miami Dade College, Bolaños se graduó en ciencias políticas de la Universidad Internacional de Florida. Su ascendente carrera profesional lo llevó en 1999 a convertirse en director regional para el mercado hispano de la compañía telefónica Bellsouth, cargo que ocupó hasta septiembre del 2006.

De acuerdo con documentos públicos, Bolaños registró en el 2011 ingresos por poco más de $84,000. De ese monto, $30,000 corresponden a consultorías hechas para Leading Business Services, Inc., una corporación que su esposa Frances creó en el 2006. Sin embargo, esta empresa fue disuelta en septiembre del 2010. Entonces surge la duda sobre cómo esa compañía pudo generarle ingresos a Bolaños un año después de haber sido desactivada.

Bolaños sólo respondió: “esa empresa ya está desactivada y ahora mi principal ingreso es de San Ignacio”. Se refiere al instituto culinario San Ignacio, en Doral, donde gana $41,000. El instituto fue creado por el ex vicepresidente del Perú, Raúl Diez Canseco, en el 2010.

Siete años antes, Diez Canseco se vio forzado a renunciar al gobierno en medio de un escándalo por intentar favorecer al negocio de su actual suegro, con una medida ministerial que lo exoneraba de impuestos.

“Al final, él salió bien librado de eso y goza de una buena reputación”, dijo Bolaños.

El resto de sus ingresos, $13,645, proviene de González and Sons Equipment, una empresa de Medley especializada en proyectos de ingeniería mecánica y civil. Tras la primera vuelta, la empresa le envió una contribución de $500 a Boria, quien lideró la elección con 41 por ciento contra 29 por ciento de Bolaños.

“Los hombres de negocios a veces apoyan a más de un candidato”, dijo Bolaños. Por su parte, Boria dijo que le devolverá el cheque a González and Sons Equipment.

Bolaños registra un patrimonio conyugal de unos $600,000 que corresponden a tres propiedades: la vivienda que ocupan y dos apartamentos que rentan, todos en Doral. Las contribuciones a su campaña suman casi $160,000.

“Mi campaña es relativamente pobre en comparación a la de Boria”, enfatizó Bolaños. “Pero la mía cuenta con el apoyo del alcalde Bermúdez porque reconoce que soy una persona de principios y valores”.

Bermúdez ha dicho que decidió apoyar a Bolaños porque “es el candidato mejor capacitado” y está comprometido a continuar el progreso alcanzado en los últimos nueve años.

Sobre el apoyo político que Pete Cabrera le dio a Boria la semana pasada, Bolaños expresó su sorpresa.

“El me había garantizado hasta en tres oportunidades que me apoyaría”, dijo Bolaños.

La primera vez fue el viernes 2 de noviembre, minutos previos a un debate conducido por la periodista María Elvira Salazar, en los estudios de GenTV, Canal 8, en Doral. Bolaños dijo que ambos acordaron que si uno de ellos quedaba fuera de la carrera habría un apoyo recíproco para la segunda vuelta.

Cinco días después, el miércoles 7, ambos políticos se reunieron en el Doral Park Country Club. Bolaños dijo que Cabrera llegó acompañado de la candidata a concejal Sandra Ruiz, quienes le pidieron el despido del jefe de la policía, Ricardo Gómez, y de la administradora municipal, Yvonne Soler. El tercer encuentro fue el jueves 8, en la oficina de un empresario en Doral.

Cabrera dijo el viernes que si bien ocurrieron los tres encuentros y se habló de la posibilidad respaldar a Bolaños, en ningún momento se acordó definitivamente el respaldo. Aseguró que tampoco condicionó su apoyo al despido de Gómez y Soler.

“Todo eso es una mentira”, dijo Cabrera. “No se pidió el despido de nadie”.

A pesar de los ataques que sufrió por parte de la campaña de Boria, a cargo de la consultora Sasha Tirador, Cabrera declinó a respaldar a Bolaños, cuya campaña es guiada por Al Lorenzo, de Quantum Results.

Bolaños enfatizó que prefiere perder el apoyo de un político a hipotecar su palabra y sacrificar a funcionarios que han demostrado eficiencia.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio