McAfee llega a Miami deportado de Guatemala

12/13/2012 12:00 AM

12/14/2012 12:12 AM

Agentes federales escoltaron al tecnócrata millonario John McAfee, buscado para ser interrogado en la investigación de un asesinato en Belice, para sacarlo de un avión el miércoles por la noche en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Luego al parecer los agentes lo dejaron ir y se marchó en taxi a un hotel de South Beach.

“Cuando aterrizamos, nos dijeron que nos quedáramos en nuestros asientos, y dijeron: ‘John McAfee, venga por favor a la parte delantera del avión’, y él atravesó el pasillo con la cabeza bien alta”, dijo Claridge. “Yo estaba un poco preocupada, porque yo sabía quien él era y me preguntaba qué hacía esa persona en mi avión”.

Un portavoz del aeropuerto dijo que agentes federales estaban ocupándose del caso, pero no quiso dar detalles “para proteger su privacidad”.

En una entrada de blog titulada “Estoy en South Beach”, McAfee dijo que estaba en el Beacon Hotel “sin teléfono, sin dinero, sin información de contacto alguno”.

En Miami Beach, a McAfee se le preguntó por qué había venido al sur de la Florida. “No tenía otra opción. Me pusieron en un avión. Aquí estoy”, respondió a CBS4, socio noticioso de The Miami Herald.

La entrada de blog decía: “Salí del avión escoltado por Aduana e Inmigración. ‘Estamos aquí para ayudarlo, señor’, dijo el capitán. Había 10 agentes y ellos me llevaron a un lugar seguro, me hicieron algunas preguntas y después me preguntaron: ‘¿A dónde le gustaría ir?’ A un puesto de taxis. Ellos me llevaron”.

McAfee se convirtió en “persona de interés” para la policía de Belice después de que el 11 de noviembre fuera asesinado un contratista de construcción del área de Orlando en su casa situada a pocos cientos de yardas de la propiedad con vista a la playa de John McAfee en Ambergris Caye, un lugar tropical de retiro cerca de la segunda barrera coralina más grande del mundo.

En la noche del miércoles, McAfee también le dijo a CBS4 que no tenía nada que ver con el asesinato.

El jefe de la oficina de McClatchy en Ciudad México Tim Johnson contribuyó a este reportaje.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio