Venezolano sentenciado en Florida por tráfico de cocaína

01/29/2013 12:54 AM

01/29/2013 9:25 PM

Una juez del tribunal federal en Fort Lauderdale sentenció el lunes a un venezolano arrestado el año pasado en el aeropuerto de Opa-Locka a 11 meses de prisión y un año de libertad supervisada, después de que se declaró culpable de un cargo relacionado con un caso de contrabando de cocaína.

Jefferson Castillo se declaró culpable el año pasado de un cargo de hacer depósitos bancarios “estructurados”, transacciones que los fiscales federales indicaron que eran producto de la venta de cocaína por miembros de una banda que supuestamente trajo de contrabando cocaína desde Venezuela hasta el sur de la Florida.

La sentencia contra Castillo por la juez federal Robin Rosenbaum cierra un capítulo de un caso que atrajo la atención del público cuando el arresto del venezolano de 39 años de edad, el 5 de marzo del 2012, fue filmado por un helicóptero del canal de televisión CBS4 de Miami.

Documentos disponibles en la corte así como personas familiarizadas con el caso, mientras tanto, revelaron nuevos detalles sobre lo que pasó el día en que Castillo fue detenido por agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) en el aeropuerto de Opa-locka.

Un funcionario federal familiarizado con el caso dijo que dos presuntos cómplices de Castillo, Paul Córdoba y su hijo Marlon, huyeron al ver que los agentes de ICE arrestaban a Castillo en el aeropuerto de Opa-locka. Primero, ambos hombres se fueron a un aeropuerto de Fort Lauderdale, desde donde volaron a Texas y desde allí cruzaron la frontera hacia México y luego viajaron a Venezuela, donde ahora están bajo arresto.

Documentos en la corte indican que Castillo colaboró con Paul y Marlon Córdoba cuando estos pilotearon un avión privado en agosto del 2009 que transportaba más de 300 kilos de cocaína de Valencia, en Venezuela, al aeropuerto ejecutivo de Fort Lauderdale. Según los documentos judiciales, Castillo estaba en el aeropuerto de Fort Lauderdale con la misión de alertar a los pilotos si agentes del orden se aparecían por el lugar.

Richard Gregorie, el fiscal federal a cargo del caso, dijo a la corte durante una audiencia el año pasado que, además de la carga de agosto del 2009, la red de contrabando realizó otros vuelos en los que casi 700 kilos de cocaína fueron transportados desde Venezuela a Estados Unidos.

Agentes federales también arrestaron en el caso a otros sospechosos que incluyen la madre de Paul Córdoba, Cecilia Córdoba. Esta se declaró inocente y está en espera de ser juzgada junto con los otros sospechosos.

Sus abogados, junto con otros abogados en el caso, quieren entrevistar a Paul y Marlon Córdoba en Venezuela. La juez Rosenbaum ha concedido esta petición, pero debido a que las entrevistas aún no se han acordado, el juicio se ha retrasado.

Castillo es el primero de los arrestados en declararse culpable y ha estado colaborando con las autoridades federales dándoles detalles de cómo operaba la presunta banda.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio