Creaciones con delicadeza de abuela

Una abuela cubana triunfa con una exquisita línea de ropa para bebés

02/11/2013 1:47 AM

02/11/2013 4:54 AM

Cuando se trata de ropa para bebé, Flora Mari Fanjul Suárez conoce a ciencia cierta la tela más suave y apropiada, desde los piqués y los algodones pima o batista, hasta las prendas que los pequeños necesitan para cada rutina de su vida diaria.

Ella personalmente se encargó de confeccionarle la canastilla de bebé a sus cinco hijos y luego continuó con la de sus 11 nietos, cuyas edades varían entre 1 a 16 años.

“Fueron mis hijos quienes me regalaron la primera máquina de bordar, querían que tuviera algo en que entretenerme y además estaban naciendo mis nietos y para cada uno hacía algo especial”, recordó Fanjul Suárez, de 70 años.

Poco a poco, la lista se extendió a los encargos de amigas de la familia para sus hijos y nietos y la cadena continuó a las amigas de las amigas. Con frecuencia, ellas llegan a su taller de costura en busca del regalo perfecto para un nuevo bebé en la familia, una celebración o un baby shower y eligen entre los conjuntos de bebé y vestiditos, en tallas de 0 a 4 años, colgados en un clóset o en las ordenadas cajas donde hay toallas bordadas con personajes de cuentos, cobijas, bolsas de pañales, gorritos y baberos, entre otras pequeñas piezas hechas con delicadeza de abuela, perfectamente empacadas en papel celofán. Los precios van de los $12 a los $50 o más.

En el taller, adaptado en una habitación de su casa, está su pequeño centro de trabajo dotado de cuatro máquinas especializadas en coser, bordar y filetear costuras, aparte de mesas para cortar patrones, docenas de conos de hilos, rollos de encaje suizo y alegres telas infantiles.

“Los confecciono por rachas de acuerdo a los pedidos. Paso dos o tres días de la semana encerrada en el taller, corto, coso y bordo y luego tomo un descanso”, describió de su rutina de producción.

“Mis nietos son mi continua inspiración”, agregó

De unas toallas que le pidieron sus nietos con bordados especiales, surgió la idea de una línea para su colección.

Fanjul Suárez acaba de entrar también al mercado en internet con una, página que le diseñó el esposo de una de sus hijas, www.babysnbows.com.

“Después de que creo algo tomo las fotos y ellos me las ponen en la página”, explica.

Todo detalle delicado es su especialidad. Próximamente planea incluir los vestidos de bautizo.

“He restaurado algunos y he hecho unos cuantos modelos”, dijo.

Las primeras lecciones de costura, Fanjul las recibió de su madre cuando todavía era una niña.

“Vivíamos en el Central Francisco, un ingenio azucarero en Cuba, y no había mucho que hacer, así que me dediqué a aprender para ayudarla”, recordó.

Su familia siempre estuvo relacionada con la industria del azúcar. En la actualidad son sus primos los que continúan en esta industria en la Florida.

Un año antes de terminar la escuela secundaria, en Merici Academy, en La Habana, en 1960, su familia emigró a Miami.

“Tenía 17 años, me faltaba un año para graduarme en secretariado comercial”, recordó.

Sin embargo, esos conocimientos valieron para que trabajara en esa especialidad para compañías como Bacardí y West Trade.

Las lecciones de costura también continuaron cuando su madre abrió Flora’s Boutique, en la avenida Aragón, en Coral Gables, hace más de 30 años.

“Era una boutique especializada en ropa tejida, incluso se confeccionaban trajes de novia”, contó.

De ahí también sus habilidades en el tejido de crochet, con el que logra minuciosos detalles para muchas de sus creaciones.

Con su mercado abierto a los pedidos por internet, Fanjul Suárez tiene planeada una estrategia para los envíos por correo, en los que otro detalle que piensa añadir son los paquetes de regalo. Son el complemento del delicado detalle que contienen.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio