Ex ministro de Defensa de El Salvador admite que sabía de violaciones a DDHH

02/26/2013 1:05 PM

02/27/2013 12:30 AM

El ex ministro de Defensa de El Salvador, José Guillermo García, admitío el martes en Miami durante su juicio de deportación que sabía de las violaciones a los derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas armadas, pero aseguró que trató de poner fin a los abusos.

"Traté de aliviar esa situación por medio de órdenes a las fuerzas armadas, y en forma pública, para obtener un compromiso de la institución armada”, declaró García.

En respuesta a preguntas de su abogada Alina Cruz, García declaró que trató de deshacerse de oficiales de las fuerzas armadas que estaban acusados de cometer atrocidades. Como ejemplo, García dijo que fue él quien personalmente despidió del ejército al mayor Roberto D’Abuisson, quien ha sido ampliamente vinculado a la creación y operación de escuadrones de la muerte en El Salvador.

Asimismo, dijo García, permitió que la Cruz Roja Internacional tuviera acceso, sin previo aviso ni cortapisa, a todas las instalaciones militares que el grupo deseara visitar.

Las declaraciones de García, de 79 años, son las primeras en público desde que llegó a Estados Unidos hace 25 años y solicitó asilo debido a amenazas que recibió después de renunciar a su cargo como ministro de Defensa en 1983.

También es la primera vez que García responde personalmente a las acusaciones de que toleró y fomentó violaciones de derechos humanos mientras estuvo en el cargo.

El Departamento de Seguridad Interna (DHS) busca que el juez de inmigración que preside el juicio, Michael Horn, ordene la deportación de García bajo una ley del 2004 que permite que cualquier acusado que sea vinculado a tortura y ejecuciones no autorizadas pueda ser expulsado del país.

García negó específicamente que él en algún momento haya ordenado el asesinato, secuestro o tortura de alguien en El Salvador o cualquier otra parte.

“Nunca he ordenado, ni nunca he estado de acuerdo con la tortura porque mis principios me lo prohíben”, dijo.

Durante más de dos horas de testimonio, García habló en tono claro, mesurado y con voz firme y alta, que se podía oír perfectamente en toda la sala del tribunal.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio