El drama de una joven de Miami en coma tras una cirugía plástica

08/29/2013 3:42 AM

02/11/2014 5:06 AM

Al concluir la operación de Linda Pérez, la joven que lleva más de dos semanas en coma tras un procedimiento de aumento de senos, comenzaron las complicaciones y los médicos que la atendían tuvieron que administrarle masaje cardiaco, de acuerdo con un informe que el cirujano Jacob Freiman envió al Departamento de Salud de la Florida.

El informe de incidentes adversos, que El Nuevo Herald obtuvo a través de una petición de documentos públicos, detalla lo que pasó durante el período de algo más de una hora que transcurrió desde que terminó la operación y Pérez fue trasladada del Coral Gables Cosmetic Center al Mercy Hospital, donde aún sigue en coma y con muy pocas posibilidades de recuperarse.

La intervención quirúrgica parecía transcurrir normalmente pero, después de que el cirujano había suturado las incisiones, el anestesista Mario Díaz le informó a Freiman que el ritmo cardiaco de Pérez, de 18 años, “estaba muy bajo” por lo que se decidió suministrarle atropina y practicarle compresiones torácicas.

“La paciente parecía estabilizarse, pero como el ritmo cardiaco bajó lentamente de 160 a 30, a la paciente se le suministró otra (dosis de) atropina”, indicó Freiman en el informe. “Aunque inicialmente la paciente requirió asistencia y ventilación, después de 30 minutos, estaba respirando por sí misma a través de su LMA [una mascarilla unida a un tubo que transporta oxígeno y anestesia a los pulmones]”.

Sin embargo, aunque su ritmo cardiaco era estable, su presión sanguínea cayó. “Se le dio efedrina y se llamó al equipo de emergencias”, agregó.

Freiman no hace una cronología minuto a minuto en su reporte, pero asegura que la operación había durado alrededor de 25 minutos y que las heridas estaban cerradas entre las 7:45 y 8 de la mañana. Según el informe del anestesista Díaz, que fue incluido en la documentación enviada al Departamento de Salud, el procedimiento había comenzado a las 7:25 de la mañana y finalizó a las 8:05.

Díaz registró en un informe de anestesia que a las 8:10 la presión sanguínea de Pérez comenzó a bajar y tocó fondo a las 8:20. Las palabras de Freiman parecen indicar que fue en ese momento cuando se le realizó un masaje cardiaco. Luego, la presión volvió a subir y a bajar, hasta que la monotorización termina a las 9:15, casi una hora después, cuando presumiblemente Linda Pérez fue trasladada al Mercy.

“En una situación en que a una paciente se le tienen que dar unas compresiones cardiacas, es prudente estar llamando al rescue inmediatamente, porque es una emergencia y las emergencias se tratan mejor en el hospital”, dijo el cirujano plástico Bernabé Vázquez en declaraciones a El Nuevo Herald.

Vázquez, que tiene una oficina de cirugía cosmética desde hace 25 años, afirmó que en general, cuando se recurre a realizar un masaje cardiaco, es porque el corazón o está en paro o funcionando de forma muy insuficiente.

La familia de Linda Pérez había asegurado que los médicos del Mercy Hospital que están tratando a su hija, les habían dicho que se le había aplicado un desfibrilador, pero el informe de Freiman señala específicamente que no se utilizó este aparato.

Freiman también asegura en su informe que la madre de Pérez, Mariela Díaz, le dijo a través de un médico que tradujo de español al inglés que Pérez había sufrido un incidente similar cuando dio a luz a su hijo, que ahora tiene 3 años.

“Le pusieron anestesia espinal y necesitó ser intubada”, señaló Freiman en su informe.

“Nada de esto se conocía antes y creo que la paciente escondió este hecho por miedo de que no se le practicara la cirugía”, continúa Freiman, quien señaló que Pérez le había dicho que no tomaba drogas, había dejado de fumar recientemente y había tenido un vago historial de convulsiones ocho años antes, pero que no había tomado medicamentos desde entonces y que no tenía ningún problema con la anestesia o anormalidades en el corazón o en los pulmones.

El anestesista dice en su declaración, sin embargo, que después de la operación se le informó de que Pérez había tenido las mismas reacción en dos ocasiones previas.

Tanto el padrastro de Pérez, Fernando Izquierdo, como el representante legal de la familia, Mark Eiglarsh, negaron que Mariela Díaz hubiera dicho eso, o algo que hubiera podido ser interpretado de ese modo, a Freiman.

“Cuando dio a luz le pusieron la epidural y no tuvo ningún problema”, dijo Izquierdo.

En su primer informe, Mario Díaz escribió en una nota que no había “ningún problema post anestesia evidente”. Luego añadió en un “adendum” al final del informe que la paciente había sido trasladada por el equipo de emergencias al Mercy debido a la falta de respuesta de la paciente después de que le habían retirado toda la anestesia.

Freiman acompañó a Pérez al hospital. En ese momento, escribe en su informe, la paciente estaba todavía inconsciente. Después de un tiempo en el hospital, la paciente respondía al dolor, pero no a las órdenes.

En el hospital se determinó que Pérez tenía un edema cerebral. De acuerdo con la familia de Pérez, los médicos que atienden a la joven les indicaron que esta condición podría haber sido resultado de falta de oxígeno en el cerebro a consecuencia del fallo cardiaco.

Aunque insistió en que todavía no se sabe qué pasó, o si hubo negligencia, al cirujano plástico Bernabé Vázquez le llamó la atención que la operación solo durara 25 minutos.

“A mí y a muchos más cirujanos, una operación como ésta nos dura en torno a una hora, aunque es posible hacerlo más rápido. Pero generalmente, no hay necesidad de tanto apuro. La idea es que el paciente quede lo mejor posible”, dijo Vázquez. “Estas clínicas no son manejadas por médicos, sino por comerciantes”.

Después de un tiempo con Pérez el mismo día del incidente, Freiman le dijo al médico que la trataba en el Mercy que lo llamara si había alguna novedad y que su intención era volver más tarde, cuando terminara su siguiente operación.

El representante legal de Coral Gables Cosmetic Center, Kubs Lalchandani, dijo que no podía comentar sobre ningún asunto relacionado con los pacientes para proteger su privacidad. Lalchandani dijo que transmitió un mensaje de El Nuevo Herald al anestesista el miércoles por la noche, pero Díaz no respondió.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio