Ex alcalde de Sweetwater Manny Maroño negoció con Doral sobre grúas

10/17/2013 1:35 AM

11/28/2013 8:31 PM

Manny Maroño, el ex alcalde de Sweetwater, seguía representando a su antigua empresa de grúas en el 2010, un año después de supuestamente haberla transferido a su socio, de acuerdo con récords públicos.

Maroño, quien entonces todavía estaba al frente del gobierno de Sweetwater, habría estado “ayudando” a Southland The Towing Company durante las negociaciones con la Ciudad de Doral, donde esta empresa participaba en un programa piloto que empezó en julio del 2009 y terminó en agosto pasado, tres semanas después de su arresto en un caso federal de corrupción pública.

El ex alcalde de Sweetwater dijo el miércoles a través de su madre que no tuvo nada que ver con esta empresa después del 2009. El lunes Maroño había indicado que jamás estuvo involucrado con la empresa.

Pero en marzo del 2010, Yvonne Soler-McKinley, la entonces administradora de Doral, le escribió una carta a Maroño confirmando algunos detalles del acuerdo del “programa piloto” que la ciudad mantenía con Southland Towing.

“Maroño quizás estaba solamente ayudando a Robert [Muriedas] a conseguir el negocio”, opinó el abogado Alexander Fox, quien representa a Muriedas, el dueño actual de la empresa.

Sin embargo, Maroño no estaba registrado como un cabildero en la Ciudad de Doral.

La carta de la administradoras estaba dirigida a Maroño, pero fue Muriedas quien firmó aceptando los términos del acuerdo con Doral.

Soler-McKinley dijo el miércoles que no sabía que Maroño estuviera involucrado con la empresa cuando la Ciudad de Doral decidió darle negocio a Southland a través del “programa piloto”. Southland carecía de un contrato formal con la Ciudad.

“No sé cuándo me di cuenta de que Manny formaba parte de la compañía, eso fue hace tres años”, dijo Soler-McKinley. “No sé si tenía acciones en la empresa o si era su presidente”.

Agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) están indagando la relación entre Maroño y los negocios de Southland.

El Nuevo Herald y CBS-4 obtuvieron la carta de Soler-McKinley el miércoles, un día después de que el administrador actual, Joe Carollo, lanzara una serie de acusaciones contra el alcalde de Doral, Luigi Boria.

Entre las numerosas alegaciones, Carollo dijo que Boria sabía que Maroño era un “socio fantasma” en Southland cuando le presentó a algunos representantes de la empresa “que querían más negocio con la ciudad”, hace varios meses.

“Quería que resolviéramos esa situación y que le diéramos suficiente negocio de la ciudad de Doral”, dijo Carollo, durante una larga reunión del Concejo el martes por la noche.

Boria aseguró que no conocía a los representantes de Southland y que tampoco supo del vínculo con Maroño. De acuerdo con el alcalde, “un señor robusto” de la empresa, cuyo nombre no recordaba, lo visitó en el Ayuntamiento para hablar sobre su negocio de grúas.

“A mí particularmente no me interesan los negocios internos de nadie”, dijo Boria el miércoles. “Yo lo que hice fue llevarlos a la oficina [de Carollo] y decirle que estos señores están buscando una situación”.

La Ciudad de Doral canceló el “programa piloto” con Southland el 29 de agosto, tres semanas después de que el FBI arrestara a Maroño junto al alcalde de Miami Lakes, Michael Pizzi, y dos cabilderos por supuestamente aceptar sobornos de parte de una compañía ficticia creada por agentes federales.

La razón oficial de la cancelación fue la falta de una resolución del Concejo que autorizara los servicios de Southland, de acuerdo con un correo electrónico enviado a Muriedas por el jefe de la policía Richard Blom.

Ricardo Gómez, ex jefe de la policía de Doral, dijo que recuerda que la Ciudad había realizado un proceso de licitación para escoger a un proveedor de servicios de remolque algunos años atrás. Sin embargo, tras un problema con este proceso, se decidió adoptar un contrato hecho en la Ciudad de Miami con otra empresa, Freeway Towing.

Pero, en algún momento, dijo Gómez, la administradora Soler-McKinley decidió repartir el negocio entre las dos compañías.

“Ella creía que debíamos tener al menos dos empresas de remolque”, recordó Gómez. “Fue ella quien sugirió a Southland, porque tenían contratos con otras municipalidades”.

Soler-McKinley negó haber propuesto a Southland.

“Yo nunca sugerí a nadie”, dijo la ex administradora. “Yo pensé que debíamos repartir el negocio para que nadie creyera que teníamos alguna preferencia”.

Carollo dijo que la Ciudad de Doral no ha recibido ni un centavo por los vehículos remolcados por Southland.

La empresa había sido formada en octubre del 2008 por Maroño y otros socios. En octubre del 2010, Muriedas aparece en los registros estatales como el único dueño del negocio. El abogado que registró la empresa a nombre de Muriedas es el abogado de la Ciudad de Sweetwater, Ralph Ventura.

A pesar de los vínculos con Maroño y Ventura, la Ciudad de Sweetwater mantuvo un “acuerdo oral” con Southland desde al menos noviembre del 2009. Nadie en la Ciudad ha entregado récords sobre el origen de este acuerdo.

En el 2001 la Ciudad implementó una multa de $300 para la recuperación de vehículos incautados, un costo que subió a $500 en el 2008. El año pasado la Ciudad de Sweetwater recibió unos $168,000 como ingresos por estas multas.

Sweetwater suspendió su “acuerdo oral” con Southland en febrero luego de que el jefe de la policía, Robert Fulgueira, reportara haber recibido varias quejas sobre los servicios de la compañía.

.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio