Efraín Valdés, dueño de Pinecrest Bakery, explica cómo logró que se le autorizara de nuevo a vender café cubano en uno de sus locales pese a la oposición de Starbucks. Emily Michot emichot@miamiherald.com
Efraín Valdés, dueño de Pinecrest Bakery, explica cómo logró que se le autorizara de nuevo a vender café cubano en uno de sus locales pese a la oposición de Starbucks. Emily Michot emichot@miamiherald.com

Panadería de Miami le gana la batalla a Starbucks por el café cubano

04 de junio de 2016 08:00 AM