Huracán Jimena causa inundaciones y daños en México

09/02/2009 3:21 PM

09/02/2009 7:44 PM

El huracán Jimena, con vientos de 145 km/h y grado de peligrosidad fuerte, tocó tierra este miércoles en la península de Baja California Sur, en el Pacífico mexicano, donde provocó daños en viviendas, caída de árboles y postes e inundaciones.

"La mayor parte del cuerpo del huracán ya está en tierra'' a la altura de Puerto San Carlos, en la porción centro-sur de la extensa península de Baja California, dijo a la AFP vía telefónica Mónica Jiménez, del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Jimena tocó tierra como huracán categoría 2 en la escala Saffir-Simpson (de 5) y poco después se degradó a categoría 1 con aún poderosos vientos sostenidos de 145 km/h, según el último reporte del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con sede en Miami.

De acuerdo con el último boletín el centro de Jimena se encontraba "sobre la sierra de Baja California, a 75 km al suroeste de Mulege y a 105 km al suroeste de Santa Rosalía'' y mantenía su desplazamiento hacia el norte a 20 km/h.

El SMN señaló de su parte que el centro del huracán "es lo menos relevante'' ya que el semicírculo nororiental, donde está concentrada la mayor parte del poderío del fenómeno, "está en tierra sobre la península, afectándola con toda su fuerza''.

El pronóstico sigue siendo que el grueso del huracán seguirá bordeando la costa de Baja California, dominada por un conjunto de islas escasamente habitadas y que ya se encontraban en alerta, antes de internarse definitivamente en tierra en las inmediaciones de San José de Gracia, con poco más de 150 habitantes y localizada a unos kilómetros de la costa del Pacífico.

El Puerto San Carlos fue azotado por intensas lluvias y vientos desde la noche del martes, lo que dejó decenas de casas destruidas, calles inundadas, cortes de luz, teléfono y agua potable, y árboles, postes y cartelones caídos, constató un equipo de la AFP.

"Estábamos mi esposo y mis dos niñas de tres años y 11 meses en la casa cuando me cayó toda la casa, nos refugiamos en el baño, pero el viento arrancó también la puerta de madera'', dijo a la AFP Paola Torres, de 21 años, al narrar la noche de terror que pasó en Puerto San Carlos.

Esta localidad, de poco más de 4.000 habitantes, lucía desierta el mediodía del miércoles, con la mayor parte de sus pobladores refugiados en dos escuelas habilitadas como refugios, aunque algunos empezaban a salir, aprovechando la relativa calma que da el ojo del huracán, para observar los daños en sus casas.

"El 75% de las viviendas fueron afectadas'', dijo a la AFP Humberto Arias, delegado de San Carlos.

Entre los daños que se contabilizados hasta el momento están el hundimiento de cinco barcos camaroneros y atuneros, que se encontraban anclados en este puerto.

Jimena, que fluctuó a la categoría máxima de 5 al registrar vientos de 250 km/h, ha ido perdiendo fuerza a medida que se acercó a tierra y se espera que al internarse definitivamente en la península lo haga todavía en categoría 1, con vientos de 140 km/h, según las previsiones meteorológicas.

En el exclusivo balneario de Los Cabos, frecuentado mayormente por turistas estadounidenses y afectado indirectamente por Jimena con fuertes lluvias y vientos, los comercios empezaban a reabrir sus puertas y algunos habitantes y turistas ya paseaban por las calles.

Al menos 2.000 turistas extranjeros abandonaron entre el lunes y martes Los Cabos y 15.000 de los 20.000 habitantes que radican en zonas de alto riesgo habían sido evacuados o abandonaron sus hogares.

El gobierno federal declaró el martes la emergencia en los municipios de Los Cabos, La Paz (capital estatal) y Comondú, donde se ubica Puerto San Carlos, y la extendió más tarde a los cinco distritos del estado para activar los mecanismos de "ayuda inmediata'' a los habitantes que resulten damnificados.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio