Octubre, capítulo no terminado para huracanes en sur de la Florida

10/01/2012 2:51 AM

09/09/2014 9:13 AM

La fecha límite oficial del 10 de septiembre para la temporada de huracanes, ha llegado y se ha ido. La terca Nadine, subiendo y bajando de categoría entre tormenta tropical y huracán en las regiones lejanas del Océano Atlántico durante las últimas dos semanas, no ha significado ninguna amenaza para nadie. Por el momento, nada más se está gestando.

“No hay la menor cosa por ahora”, dijo Dennis Feltgen, portavoz del Centro Nacional de Huracanes. “Los modelos no muestran nada en desarrollo a corto plazo”.

¡Silencio!... Los trópicos duermen. Y aquí esperamos que permanezcan en un sueño profundo. Pero si la historia sirve de medida, la temporada está lejos de haber terminado. Es el mes de octubre, de hecho, el que los meteorólogos dicen que ha planteado los mayores problemas para el Sur de la Florida.

“Creo que existe la percepción de que, una vez que el 10 de septiembre llega y pasa, entonces, ¡menos mal, podemos respirar con un suspiro de alivio”, dijo Robert Molleda, meteorólogo de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Miami. “No estamos diciendo que vayamos a recibir un golpe. Puede que no, pero es demasiado pronto para bajar la guardia”.

Desde 1851, los registros de huracanes del centro muestran que 19 tormentas han azotado el sur de la Florida en octubre, frente a 15 en septiembre y 11 en agosto.

En octubre, los patrones que producen los huracanes tienden a cambiar. Las ondas tropicales que salen de Africa y viran cerca de las Islas de Cabo Verde, comienzan a disolverse a medida que las aguas del océano empiezan a enfriarse y los vientos de las capas superiores comienzan a fortalecerse.

Al mismo tiempo, la acción en el Mar Caribe y el Golfo de México tiende a aumentar cuando los frentes fríos que presionan hacia abajo desde el norte chocan con la atmósfera caliente y húmeda del sur, causando a veces tormentas. Un pronóstico bisemanal producido por los científicos Phil Klotzbach y William Gray, especialistas en cuestiones del clima en la Universidad Estatal de Colorado, pronostica un nivel promedio de actividad a lo largo de las próximas semanas, con un potencial creciente hacia la mitad del mes.

En la Florida, la ubicación es el principal problema con las tormentas en octubre: se forman al sur y tienden a moverse hacia el norte, lo que les da menos tiempo y espacio para virar hacia el mar sin causar daños.

“Si (una tormenta) se forma en el Caribe occidental o en el Golfo de México, es probable que toque tierra en alguna parte”, dijo el director del centro de huracanes, Rick Knabb. “Hemos visto muchísimas tormentas en el pasado que han afectado el sur de la Florida desde el sur. Recuerden a Wilma en el 2005, y a Irene en 1999”.

Las tormentas de fin de temporada también pueden resultar poderosas. En un momento dado, mientras se encontraba en el Caribe, los vientos del huracán Wilma llegaron a 185 m.p.h, y Wilma se convirtió en el huracán de categoría 5 más intenso jamás registrado en la cuenca del Atlántico. La tormenta terminó por causar daños por unos $29,000 millones en la Florida, Cuba y la península de Yucatán, y mató a más de 60 personas.

A pesar de que las tormentas tropicales se pueden formar en cualquier época del año, la temporada oficial tiende a decrecer en noviembre, antes de finalizar el 1ro. de diciembre.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio