Mary Derr, de 93 años de edad, toma su gato robot, al que llama Buddy, en la casa que comparte con su hija en Rhode Island. Los gatos robóticos se fabricaron para que sirvieran de acompañantes a personas mayores.
Mary Derr, de 93 años de edad, toma su gato robot, al que llama Buddy, en la casa que comparte con su hija en Rhode Island. Los gatos robóticos se fabricaron para que sirvieran de acompañantes a personas mayores. Stephan Savoia AP
Mary Derr, de 93 años de edad, toma su gato robot, al que llama Buddy, en la casa que comparte con su hija en Rhode Island. Los gatos robóticos se fabricaron para que sirvieran de acompañantes a personas mayores. Stephan Savoia AP

A solas en la multitud

02 de febrero de 2018 08:59 AM