Marie Loken se despide de Finn Boatman, de 4 años, y su grupo que hicieron almuerzos para los desamparados como parte de las actividades del Centro de Enseñanza Intergeneracional en Seattle.
Marie Loken se despide de Finn Boatman, de 4 años, y su grupo que hicieron almuerzos para los desamparados como parte de las actividades del Centro de Enseñanza Intergeneracional en Seattle. Erika Schultz TNS
Marie Loken se despide de Finn Boatman, de 4 años, y su grupo que hicieron almuerzos para los desamparados como parte de las actividades del Centro de Enseñanza Intergeneracional en Seattle. Erika Schultz TNS

Atrévete y Opina: Laura D’Ocon: El poder de la palabra

03 de julio de 2015 5:00 PM